Michigan certifica la victoria de Biden en elecciones de EU

Las autoridades locales validaron la victoria del demócrata con un margen del 2.8 por ciento; el presidente Donald Trump ya no cuenta con recursos legales para detener la certificación del resultado.

Joe Biden habría ganado Michigan con diferencia del 2.8 por ciento. (AP)

AP

Funcionarios electorales de Michigan certificaron el lunes la victoria del demócrata Joe Biden por 154 mil votos en el estado en medio de los intentos del presidente Donald Trump de revertir los resultados de las elecciones de Estados Unidos.

La Junta de Escrutinios Estatales, que tiene dos republicanos y dos demócratas, confirmó los resultados en una votación de 3-0 con una abstención. Los aliados de Trump y el candidato republicano derrotado al Senado, John James, habían instado al panel a retrasar la votación durante dos semanas para auditar los votos en el condado de Wayne, donde se encuentra Detroit.

La medida es otro revés en los esfuerzos de Trump por utilizar medios no convencionales para socavar los resultados de las elecciones del 3 de noviembre y se produce incluso después de que hizo propuestas directas a los funcionarios republicanos en el estado al invitarlos a la Casa Blanca la semana pasada.

Según la ley de Michigan, Biden tendrá los 16 votos electorales. El demócrata ganó por 2.8 puntos porcentuales, un margen mayor que en otros estados donde Trump está impugnando los resultados como Georgia, Arizona, Wisconsin y Pensilvania.

Algunos aliados de Trump habían expresado su esperanza de que los legisladores estatales pudieran intervenir en la selección de electores republicanos en los estados que no certifican. Esa apuesta arriesgada ya no es posible en Michigan.

Los esfuerzos de Trump para evitar el reconocimiento formal de su derrota enfrentaron una resistencia cada vez más dura de los tribunales y sus compañeros republicanos cuando solo faltan tres semanas para que el Colegio Electoral se reúna para certificar la victoria de Biden. Una y otra vez, los desafíos de Trump y las acusaciones infundadas de conspiración y fraude generalizados han sido rechazados a medida que los estados avanzan en la confirmación de sus resultados.

La Junta Estatal de Escrutinios de Michigan, certificó los resultados a pesar de los llamamientos de Trump y sus aliados a los miembros del Partido Republicano para bloquear la votación y permitir una auditoría de las boletas en el condado de Wayne, en gran parte demócrata, hogar de Detroit, donde Trump ha afirmado sin pruebas que fue víctima de un fraude electoral.

“El deber de la junta hoy es muy claro”, dijo Aaron Van Langevelde, vicepresidente republicano. “Tenemos el deber de certificar esta elección con base en estos resultados. Eso es muy claro. Estamos limitados a estas devoluciones. No voy a argumentar que no lo somos".
Mary Ellen Gurewitz, abogada del Partido Demócrata en Michigan, dijo a los encuestadores que los ataques a los resultados electorales “son parte de una campaña racista, dirigida por el aún mandatario, para menospreciar las ciudades de este país con grandes poblaciones, incluidas Detroit, Filadelfia y Milwaukee".

La secretaria de Estado, Jocelyn Benson, dijo que una auditoría debe esperar hasta después de la certificación estatal porque solo entonces los funcionarios tendrán acceso legal a la documentación necesaria para realizar dicha revisión. La oficina de elecciones de Michigan recomendó que se certifiquen los resultados del 3 de noviembre.

Algunos aliados de Trump han expresado su esperanza de que los legisladores estatales puedan intervenir en la selección de electores republicanos en los estados que no certifican, ya que el presidente y sus abogados han impulsado acusaciones infundadas de fraude que han sido rechazadas repetidamente en las salas de audiencias de todo el país. Trump se reunió con los principales legisladores republicanos de Michigan en la Casa Blanca el viernes y tuiteó durante el fin de semana: "¡Mostraremos un fraude masivo y sin precedentes!"

Los expertos legales han dicho que el papel de los escrutadores es limitado y los tribunales les ordenarían confirmar los resultados. Según la ley estatal, tiene la responsabilidad limitada de revisar los números de votos de los 83 condados de Michigan y certificarlos. No está facultado para auditar declaraciones ni investigar denuncias de irregularidades.

En Pensilvania, un juez republicano conservador derribó el mayor esfuerzo legal de la campaña de Trump en Pensilvania con un fallo mordaz que cuestionaba por qué se suponía que debía privar del derecho al voto a 7 millones de votantes sin evidencia que respaldara sus afirmaciones y un argumento legal inepto en el mejor de los casos.

Pero los abogados aún esperan bloquear la certificación del estado, apelando rápidamente a la Corte de Apelaciones del Tercer Circuito de Estados Unidos en Filadelfia, que ordenó a los abogados presentar un escrito el lunes, pero no aceptó escuchar los argumentos orales.

La campaña, en sus presentaciones, solicitó una consideración urgente para que pudieran cuestionar los resultados de las elecciones estatales antes de que sean certificados el próximo mes. De lo contrario, buscarán descertificarlos, según las presentaciones.

dmr

NOTAS MÁS VISTAS