Centroamérica necesita que EU transforme el clima para los negocios y la inversión

FT MERCADOS

Con ello aproveche las oportunidades del nearshoring en la región.

Más de 569 mil migrantes centroamericanos han llegado a la frontera de Estados Unidos desde el 1 de octubre.

Consejo Editorial

El istmo que conecta las Américas puede ser pequeño y estar lejos de Washington, pero tiene la capacidad de crear alarma en Estados Unidos (EU) fuera de toda proporción con respecto a su tamaño. 

Ronald Reagan evocó un “peligro creciente en Centroamérica que amenaza la seguridad de Estados Unidos” cuando pidió ayuda militar en 1986 para luchar contra los sandinistas respaldados por los soviéticos en Nicaragua. Más de tres décadas después, una gran ola de migración desde la región creó una gran crisis para el presidente Joe Biden

Más de 569 mil migrantes se han encontrado en la frontera suroeste de Estados Unidos desde el 1 de octubre, más del doble que en el mismo periodo del año anterior. Algo que es particularmente angustiante es la difícil situación de decenas de miles de niños no acompañados. 

Lo que no ha cambiado desde la época de Reagan es la incapacidad de la mayoría de los gobiernos centroamericanos para construir naciones estables, prósperas y seguras. El Producto Interno Bruto per cápita ha crecido en verdad modestamente en Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras en las últimas dos décadas: siguen siendo mucho más pobres que México o la mayor parte de Sudamérica. 

El mal gobierno atormenta a Centroamérica: pruebas en un tribunal de Estados Unidos implicaron al presidente de Honduras en el narcotráfico. Daniel Ortega, el presidente de Nicaragua desde hace mucho tiempo, se ha vuelto cada vez más represivo. Una comisión anticorrupción pionera de la ONU abandonó Guatemala en 2019 después de una campaña despiadada. El presidente de El Salvador envió tropas al Congreso para intimidar a los legisladores. Una pequeña élite regional depredadora controla los negocios. La violencia de pandillas es generalizada y las tasas de homicidios son altas. 

El cambio climático golpeó particularmente fuerte a Centroamérica, creando un “corredor seco” tierra adentro desde la costa del Pacífico del norte de Costa Rica hasta Guatemala, donde los agricultores luchan por subsistir y la inseguridad alimentaria es alta. 

Estados Unidos también ha cometido errores en la región. El siglo pasado, estuvo demasiado dispuesto a pasar por alto los excesos de los regímenes brutales allí, siempre y cuando mantuvieran la línea contra Moscú. Más recientemente, el Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos de América, (CAFTA, siglas en inglés), un acuerdo comercial con la región firmado en 2004, impulsó el comercio pero no logró generar una prosperidad duradera; los críticos culpan a las reglas excesivamente restrictivas. 

El Dato...
4 mil mdd
Destinará la administración de Biden para impulsar el desarrollo de Centroamérica

A pesar de los enormes desafíos, hay historias positivas. Costa Rica y Panamá han superado por mucho a sus pares centroamericanos; el primero ha sido pionero en el ecoturismo y el segundo se reinventó como un centro regional de negocios y servicios financieros, aunque criticado por sus controles laxos. 

Ambos países son lo suficientemente prósperos como para evitar el gran éxodo de mano de obra que lastima al “Triángulo Norte” de Guatemala, El Salvador y Honduras, donde cerca de 1 por ciento de la población migra cada año. 

La respuesta de la administración Biden a los problemas de Centroamérica es una importante iniciativa para abordar las causas fundamentales de la migración, respaldada por 4 mil millones de dólares (mdd)de ayuda. Subraya correctamente la necesidad de trabajar con las empresas y la sociedad civil, así como con los gobiernos, y enfatiza adecuadamente la democracia, el Estado de Derecho y la lucha contra la corrupción. 

Sin embargo, dada la magnitud de los problemas, es poco probable que esto sea suficiente. Lo que hace falta es un gesto audaz que transforme el clima para los negocios y la inversión en la región y aproveche las oportunidades del nearshoring (deslocalización cercana). Ese gesto también ofrecería a América Latina una alternativa constructiva al abrazo cada vez más cercano de China. 

Entonces Washington debería dejar de lado el proteccionismo e invitar a Centroamérica a unirse al acuerdo sucesor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el T-MEC. Eso sería un paso hacia la visión original de la era Clinton de un área de libre comercio que cubriera todas las Américas, una visión tan atractiva como lo fue en 1994.

srgs

NOTAS MÁS VISTAS