Cláusulas de salida pegan a equipos de la Superliga

Los clubes enfrentarán multas financieras por violar las medidas que incluían no dejar la competición andes de 2025

Fanáticos del Tottenham protestan contra la nueva liga europea. PAUL CHILDS/REUTERS

Murad Ahmed y Arash Massoudi

Los clubes de la Superliga pueden enfrentar responsabilidades financieras por cientos de millones de euros por abandonar la competición disidente una vez que comenzara, de acuerdo con documentos filtrados que revelan las medidas diseñadas para poner un candado a los principales equipos europeos en el proyecto que ahora se desmorona. 

El ambicioso plan para rediseñar el futbol europeo de élite desató una ola de críticas por parte de clubes rivales, jugadores, políticos y aficionados desde que se anunció el domingo. 

Seis equipos ingleses cedieron a la presión a última hora del martes y dijeron que ya no van a participar en la competición que tenía el objetivo de derrumbar las estructuras de poder existentes en el deporte favorito del mundo. El Atlético de Madrid de España y el AC Milan y el Inter de Milan de Italia anunciaron ayer su salida. 

Los clubes fundadores de la Superliga acordaron las denominadas “cláusulas de salida” diseñadas para mantenerlos en la competencia una vez que se recaudara el dinero para financiar el proyecto, de acuerdo con los documentos filtrados que confirmó Financial Times

Como parte de las cláusulas, los clubes acordaron no abandonar su nueva competición antes de junio de 2025, y además tenían que avisar al menos con una temporada de antelación su salida. 

Los clubes de la Superliga también tenían la obligación de devolver el dinero recibido de la “subvención de infraestructura” inicial , los 3 mil 250 millones de euros que pretendían repartir entre los 15 equipos fundadores de la Superliga y que serían proporcionados a través de un acuerdo de financiamiento de deuda suscrito por el banco estadunidense JPMorgan Chase

Las medidas muestran lo mucho que estaba en juego al unirse a la Superliga, pero las sanciones relacionadas con las cláusulas de salida también parecen depender del flujo de dinero que entrara a los equipos, algo que todavía no ocurre desde que se anunció el plan disidente apenas hace dos días. 

Sin embargo, todavía hay riesgos legales para los clubes mientras el proyecto se tambalea. Los doce equipos que acordaron jugar en la competición firmaron contratos vinculantes para unirse a la competencia, de acuerdo con varias personas familiarizadas con las condiciones del acuerdo. 

Los clubes restantes de la Superliga tienen la opción de demandar a los que renuncian al proyecto en un intento de hacer cumplir el acuerdo, y todavía no está claro qué responsabilidades enfrentan los clubes por abandonar la liga.

La Superliga obtuvo el martes una orden provisional en un tribunal comercial de Madrid que impide a los órganos rectores del juego bloquear la nueva competición. Después de una primera victoria legal, los funcionarios de los clubes ingleses pasaron la noche del martes preparando documentos anunciando su intención de retirarse, pero una persona involucrada en la decisión dijo que “existen complicaciones legales que tienen que navegar los clubes que salen”.

El resto de clubes de la Superliga, encabezados por el Real Madrid de España, confirmaron su compromiso diciendo “vamos a reconsiderar las medidas adecuadas para rediseñar este proyecto”.

Actualmente, la competición convertiría en miembros permanentes a 15 de los 20 equipos en miembros y los clubes proyectaban que iban a recaudar más de 4 mil millones de euros por temporada gracias a los acuerdos de patrocinio y transmisiones.

Pero se juntó una feroz oposición en torno al plan para reemplazar la Champions League, la competencia de clubes actual en el continente para la que cualquier equipo, a través de un sólido desempeño en la cancha en su respectiva liga nacional, puede calificar.

Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA, dio a conocer el lunes una contrapropuesta, un formato nuevo para la Champions League, que incluye 100 partidos más y más encuentros entre los equipos más importantes.

Después de que los clubes ingleses se retiraron de la Superliga, Caferin dijo: “Lo importante ahora es que sigamos adelante, reconstruyamos la unidad que tenía el juego antes de esto y avancemos juntos”.

Ningún equipo quiso hacer comentarios al respecto.

NOTAS MÁS VISTAS