Cuando tener dinero te puede perjudicar

  • A balón parado
  • Rafael Ocampo

Ciudad de México /

Hay algo en los Tigres que rebasa la imprescindible meta, en un equipo que se precia grande, de querer ganar todos los títulos en juego.

Pareciera que el mensaje que está por encima de esto, es el de manifestarse como el equipo más poderoso del futbol mexicano en el campo del dinero. Hay que demostrar cada seis meses que se pueden hacer de los servicios de todo aquel jugador que se les antoje.

El grave problema es que no siempre parece que esos caprichos encajan con las necesidades de un proyecto deportivo diseñado por el director técnico y el director deportivo.

¿Necesita Diego Cocca, el entrenador que hizo bicampeón al Atlas apenas hace unos meses, a Diego Lainez, por ejemplo?

¿O teniendo al espectacular goleador André Pierre Gignac en plena forma, traerle a competir al campeón de goleo del último campeonato, Nicolás Ibáñez? Teniendo además a otros varios jugadores con capacidad de gol.

Esto mientras quizá lo que el equipo necesite es defensores centrales de mayor jerarquía que los que tiene actualmente.

La pregunta que se impone en los Tigres es más que pertinente: ¿Qué tanto tener esa enorme capacidad financiera puede distorsionar más que ayudar al éxito de su proyecto deportivo?

Tener a Ibáñez sin los minutos que espera tener… O Gignac en la banca!

Contar con Diego Laínez, fracasado en su estancia europea con el Betis de Sevilla y el Braga de Portugal, cobrando lo que no cobrarán muchos.

Habría que escuchar el real discurso de Cocca ante estos movimientos de su directiva. Algo que seguramente sí sucederá es que de concretarse lo de Laínez, Diego Cocca diga que decir que siempre será mejor tener talento de sobra a que haga falta y que él sabe cómo manejar un vestidor.

Ya veremos.

Rafael Ocampo

Más opiniones
MÁS DEL AUTOR