Xóchitl Gálvez

Jalisco /

Está visto que la expectativa inicial que despertó la figura de la ex senadora Xóchilt Gálvez por la forma en que enfrentó al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, le dio el impulso necesario para lograr convertirla en la candidata presidencial de la Alianza opositora conformada por el PAN, el PRI y el PRD; sin embargo, su personalidad y estilo desenfadado parece ser insuficiente para lograr atraer y cohesionar el voto opositor en torno a su candidatura, con todo y la pronunciada caída en las preferencias electorales del tercer candidato presidencial, Jorge Álvarez Maynez.

Ante este escenario de preferencias electorales y con tan solo 69 días para la jornada electoral del 2 de junio próximo, resulta más que evidente que la oposición requiere algo más si efectivamente desea remontar la brecha que marcan las encuestas conocidas hasta ahora. Es más que evidente que la narrativa opositora deberá contrarrestar los potentes mensajes triunfalistas del “ya cantado” triunfo electoral de la candidata postulada por la alianza de partidos políticos que gravitan en torno a Morena. Lo anterior supone ir más allá de la cuestión en torno al sostenimiento y eventual ampliación de los programas sociales: ni el acto simbólico de haber firmado con su sangre y ante notario público su promesa de continuidad de los programas sociales en caso de llegar a ganar las elecciones (MILENIO JALISCO, 4 de marzo); como tampoco el reiterado mensaje a “no tener miedo” a perderlos a causa del voto a favor de ella parecen ser suficientes para sus aspiraciones de triunfo electoral.

 A contracorriente de las recomendaciones que suelen realizar los especialistas en comunicación política, quizás una alternativa podría ser el difundir anticipadamente información en torno a cómo piensa diferenciarse de las formas de ejercer la presidencia ya vistas en el pasado inmediato y aún más relevante, valdría la pena anunciar anticipadamente la información de quiénes conformarían su equipo de gobierno y cuáles son sus prioridades inmediatas en caso de ganar. En otras palabras, valdría la pena ensayar con una pizca de racionalidad en medio del alud emocional de las campañas ¿o es mucho pedir?


  • Roberto Arias de la Mora

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.