‘Checo’ Pérez, segundo mejor, y ya…

Ciudad de México /

El tema ‘Checo’ Pérez le sigue resultando bastante extraño al escribidor de estas líneas. El hombre ya es subcampeón del mundo, ya contribuyó a que Red Bull, la escudería más competitiva actualmente en la F1, cosechara todos los laureles, a saber, el campeonato de constructores y los dos primeros puestos en el palmarés de pilotos y llegó a ganar inclusive dos Grandes Premios, en Arabia Saudí y en Azerbaiyán.

Pero, siguen las críticas, las advertencias de que no lo quieren ya como segundo piloto en el equipo austriaco, las profecías de que Daniel Ricciardo ocupará su puesto y las objeciones a su desempeño porque, dicen sus detractores, con un coche así debería de alcanzar siempre el segundo lugar, en todas y cada una de las carreras celebradas.

Pues, qué caray, ese segundo lugar ya lo ocupa de todas maneras al final de esta competición. Hamilton no lo alcanzó y los indiscutibles talentos de Fernando Alonso tampoco le bastaron para desbancarlo.

Justamente, lo que señalan los rabiosos enjuiciadores es que personajes como los referidos Hamilton y Alonso, por no hablar de Lando Norris, Charles Leclerc y algunos otros, obtendrían mucho mejores resultados si pilotaran una máquina como el RB19. O sea, que lo prodigioso del auto vendría siendo una especie de condena de éxito, una obligación permanente y un compromiso absolutamente ineludible. No lo sabemos y el asunto es que Red Bull ha conseguido el uno-dos, haya sido como haya sido o, más bien, gracias a… ‘Checo’ Pérez.

Los mexicanos nos solazamos perversamente en imaginar que el mundo entero nos ningunea y, entonces, las arremetidas contra el piloto tapatío se inscribirían en esa tradición victimista. Tampoco es tan evidente que la mexicanidad de Pérez sea la fuente de tantos denuestos pero, bueno, supongamos que el haber sido calificado de “suramericano” por Helmut Marko y, a partir de ahí, que el asesor de Red Bull determinara que tuviera una mentalidad diferente –diferente en el mal sentido, esto es, porque esa especificidad haría que no lograra buenos resultado— fuera, en efecto, una expresión de racismo. Ocurre, sin embargo, que las cosas, en la propia escudería, no le son tan adversas al mexicano como la gente de fuera quiere darlo a entender. Por el momento, ‘Checo’ está ahí y ahí seguirá.

Hay otro componente en los cuestionamientos que se le hacen a Pérez o, más bien, una suposición: al segundo piloto de Red Bull le metería mucho ruido competir al lado de un portento como Verstappen y sus rendimientos se verían afectados precisamente por esa circunstancia. Pues, miren, no estamos en la cabeza del corredor pero el hecho de reconocer que al lado tienes a un talento deslumbrante no debería, en sí mismo, significar un obstáculo ni sembrar tampoco un espíritu derrotista.

En fin, terminó la temporada y Red Bull, con ‘Checo’ en sus filas, está de cualquier manera en el mejor de los mundos. Así de simple y así de sencillo.


  • Román Revueltas Retes
  • revueltas@mac.com
  • Violinista, director de orquesta y escribidor a sueldo. Liberal militante y fanático defensor de la soberanía del individuo. / Escribe martes, jueves y sábado su columna "Política irremediable" y los domingos su columna "Deporte al portador"
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.