¿Mbappé? Propiedad intransferible de Francia

Deporte al portador

Román Revueltas Retes

Román Revueltas Retes
/

El futbol es cosa seria, señoras y señores. Cuando Francia ganó su primer Mundial, dicen que aumentó algunos puntos el Producto Interno Bruto de la nación gala. Igual y no es cierto, oigan, pero el hecho mismo de que haya circulado la especie nos habla del impacto que tiene el balompié en la agenda pública.

Pues el gran sainete futbolístico, en estos momentos, es la permanencia de Kylian Mbappé en las filas del Paris Saint-Germain (PSG). En su momento, el portentoso atacante francés había declarado que quería marcharse al Real Madrid. Pues no. No se va. Se queda hasta… 2025.

La noticia ha sido una auténtica bomba en los medios deportivos y ha enfurecido a los seguidores madridistas. Los directivos merengues, a su vez, se sienten pura y simplemente traicionados: alegan que Mbappé había ya expresado su acuerdo de portar la camiseta del Madrid, hace un par de semanas, por ahí del 10 de mayo. Es más, arguyen que el jugador se lo comunicó al mismísimo director general del club, José Ángel Sánchez. Podemos imaginar la molestia y la decepción de unos madridistas que creían ya tenerlo en la plantilla del mejor club del mundo, (con perdón de los parisinos, los barceloneses, los londinenses y los milaneses).

El asunto seguirá estando bastante oscuro hasta que no sepamos qué fue lo que pasó, si es que algún día nos llegamos a enterar. Por lo pronto, las especulaciones van a todo tren. Lo interesante –a propósito, justamente, de los alcances del futbol– es que el tema no se circunscribe a lo deportivo, sino que pareciera tener inclusive derivaciones políticas, por no hablar de los aspectos económicos.

Llaman la atención, en este sentido, las apreciaciones de algunos comentaristas deportivos franceses: en lo que toca a las colosales cantidades de dinero que se manejan actualmente en el universo futbolístico, señalan que, a pesar de las ingentes sumas que manejan los inversores locales y los dueños de los equipos, ninguno de ellos puede competir contra… ¡un Estado nacional! Se refieren a Qatar y a Abu Dhabi, propietarios, respectivamente, del PSG y del Manchester City. Entre las cosas que ignoramos pero que podemos suponer está lo determinante que haya podido ser la bolsa ofrecida a Mbappé por Nasser-al-Khelaifi, el presidente del grupo qatarí Qatar Sports Investment, aunque la fortuna que está realmente detrás es la del emir del opulento país árabe. El Real Madrid simplemente no puede rivalizar con tamaña potencia financiera.

Habría otro elemento más, sin embargo: la permanencia de Mbappé en Francia le importa, al parecer, a algunos prominentes personajes de la política, Nicolas Sarkozy entre ellos, o el propio presidente Macron. Tampoco estamos en condiciones de darlo por cierto pero, de nuevo, la figura del jugador francés alcanzaría ya tan titánicos tamaños que se ha vuelto algo así como un patrimonio nacional.

Lo dicho: el futbol es un asunto muy serio.

Román Revueltas Retes


OPINIONES MÁS VISTAS