“Imperdonables”, hechos ocurridos en Metro Tacubaya

Jesús Orta. El jefe de la policía local ofreció disculpas a los deudos de la mujer que falleció; asumió su responsabilidad.

Metro Tacubaya. (Especial)

Fanny Miranda

“Inhumanos e imperdonables” fueron los actos que originaron la muerte de María Guadalupe Fuentes Arias tras sufrir un infarto cerebral y ser abandonada afuera de la estación Tacubaya, dijo Florencia Serranía, directora del Metro, quien reveló que la primer paramédico que asistió a la mujer determinó “estado etílico y con PB, consumo de enervantes”.

Asimismo, el secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta, ofreció una disculpa a los deudos por la inadecuada actuación de los cinco policías involucrados y asumió su responsabilidad, mientras que la procuradora, Ernestina Godoy, dijo que continúa integrándose la carpeta de investigación y se espera un último dictamen del Instituto de Neurología.

Con la voz entrecortada en algunos momentos, Serranía realizó la relatoría de los hechos ocurridos el pasado 16 de febrero a las 7:15 horas, cuando elementos de la Policía Bancaria contratados por el Metro atendieron a la usuaria tras sufrir un desmayo en el andén, por lo que fue trasladada en camilla al cubículo anexo a la jefatura de estación, donde un trabajador del área de seguridad industrial, que llegó 5 minutos después, solicitó la presencia de una ambulancia.

En conferencia de prensa, detalló que a las 8:45 la ambulancia numero 4 de Protección Civil de la alcaldía Miguel Hidalgo brindó primeros auxilios a la señora y diagnosticó “estado etílico y con PB, consumo de enervantes”.

“Tal como está establecido en la bitácora de la ambulancia de los paramédicos, adicionalmente prescribieron, aplicaron un suero y declinaron el traslado argumentando que en tres horas saldría por su propio pie. A las 10 de la mañana, la señora, evidentemente inconsciente, fue desalojada por seis policías y abandonada” en el exterior donde permaneció más de 29 horas.

“Claramente los procedimientos y la actuación de algunos funcionarios públicos involucrados fueron inhumanos e imperdonables. Su actuar atentó contra el más básico principio de preservar la vida de una persona y procurar una atención médica”.

Añadió que el Metro ha colaborado estrechamente con la Procuraduría General de Justicia capitalina para que se haga justicia y que un acto de esa magnitud nunca vuelva a ocurrir.

Dijo que ella conoció el caso el 17 de febrero, cuando a las 10:30 horas el área jurídica del Metro le informó que una ciudadana pidió apoyo para localizar a su madre desaparecida el día anterior.

“Inmediatamente instruía la área de seguridad para que le proporcionara el acceso a todos los videos del sistema”.

De esa forma se resguardaron los videos para conformar una denuncia ante la PGJ el 18 de febrero, cuando quedó abierta la carpeta de investigación. El 20 de marzo la jefa de estación fue cesada para enfrentar los cargos que podrían ser imputados, según las evidencias imputadas.

Y ADEMÁS

UN CASO MÁS AHORA EN LA LÍNEA 2

En redes sociales se documentó un nuevo caso de falta de protocolos en el Metro: el pasado martes en la estación Allende, de la Línea 2, un hombre evidentemente desmayado y “sacando espuma por la boca”, permaneció en un vagón casi 40 minutos sin recibir atención. Cuando lo revisaron, fue arrastrado por policías hasta el andén, donde como pudieron lo subieron a una camilla.

NOTAS MÁS VISTAS