Migrantes, en riesgo por nuevas rutas de paso hacia EU: Médicos Sin Fronteras

Derivado de la pandemia de covid-19, albergues de migrantes han experimentado múltiples dificultades y muchos de ellos han tenido que cerrar.

Los problemas y obstáculos para los migrantes han aumentado tanto en la frontera sur como en la norte del país. (Cuartoscuro)

Francisco Mejía

El jefe de misión adjunto para México y Centroamérica de Médicos Sin Fronteras (MSF), Marcos Tamariz, alertó sobre los riesgos que viven los migrantes en su intento por cruzar México por nuevas rutas para burlar al personal del Instituto Nacional de Migración (INM).

En entrevista telefónica con MILENIO, señaló que ante las barreras que han impuesto los gobiernos, los migrantes “buscan alternativas para alcanzar su objetivo”, incluso aunque ello represente un riesgo para sus vidas.

“Son rutas engañosas, pues están menos controladas y a falta de la presencia del Estado, está la presencia de otros actores (como la delincuencia). Sabemos que en este momento están cruzando por otros lados; nos encontramos y escuchamos terribles historias de los migrantes al pasar por rutas más peligrosas. Se ponen en más riesgo”, dijo.

Por lo menos dos de esas rutas han sido reconocidas por el INM, una de ellas cruza por las riberas del Río Grijalva, mientras que la otra atraviesa la región del Ceibo-Tenosique; ambas en la frontera de Tabasco con Guatemala.

Además, en este último punto existe un paso para el contrabando de mercancías de Guatemala a México, por el que atraviesan, camuflados por las decenas de comerciantes, grupos de migrantes.

“Cada vez que se crean nuevos obstáculos para la migración ésta no para, y el gran reto es identificar las nuevas rutas”, afirmó el representante de Médicos Sin Fronteras.

Señaló que las autoridades de los países de Centroamérica, incluidas las mexicanas, “no tienen la capacidad de responder” ante el aumento del flujo migratorio.

Paralelo a esto y derivado de la pandemia de covid-19, albergues de migrantes han experimentado múltiples dificultades y muchos de ellos han tenido que cerrar.

“Desafortunadamente, a lo largo del país se han visto forzados a cerrar sus puertas por presiones de las comunidades, otros por no tener capacidad para prevenir transmisiones de enfermedades”, destacó.

Estos centros ofrecen servicios gratuitos de regaderas, alimentos y dormitorios; sin embargo, en muchos casos ésta última función ha sido cancelada, dejando a cientos de migrantes “en la calle, sin lugar para protegerse”, dijo.

“Hoy en la Plaza de la República en Reynosa, Tamaulipas, más de 400 personas están sin protección alguna. Ahí estamos viendo día y noche cómo desaparecen personas. Tenemos testimonios de migrantes que dicen ‘aquí estaba mi vecino en el día, pero en la noche ya no supe de él’. Son los reportes que recibimos”, declaró.

Una situación similar ocurre en albergues de Ciudad Juárez y Tijuana, donde, aunado a la delincuencia organizada, persiste el riesgo que personal del INM pueda actuar en contra de los migrantes.

“Debajo del puente en Coatzacoalcos, Veracruz, los migrantes se concentran para recibir comida, baño y atención médica”, comentó el especialista, al mismo tiempo que advirtió que se trata de un lugar inseguro, debido a las redadas constantes del instituto.

Lo mismo ha sucedido sobre las vías del ferrocarril, donde recientemente fueron detenidos alrededor de 50 migrantes, incluidos menores de edad. Todos ellos dormían cerca del albergue Casa del Migrante de la Diócesis, “porque éste les está negando el alojamiento por la pandemia”.

Médicos Sin Fronteras criticó los nuevos acuerdos entre los gobiernos de Estados Unidos, México, Honduras y Guatemala, pues señaló que su objetivo es “reforzar la militarización de las fronteras, lo que conlleva una mayor criminalización de la población en tránsito”, pues la expone a caer en manos de la delincuencia.

La organización trabaja en las rutas de paso de migrantes y ha denunciado las redadas y detenciones arbitrarias en la frontera sur de México, así como las deportaciones masivas que desde Estados Unidos se ejecutan en la frontera norte.

LP

NOTAS MÁS VISTAS