Nuevo etiquetado podría evitar 1.3 millones de casos de obesidad: INSP

A fines de 2019, en México se aprobó el uso obligatorio de una etiqueta de advertencia de "exceso de" en alimentos y bebidas que excedan los umbrales de azúcares, grasas o sodio añadidos.

El modelo estimó los cambios en el peso corporal en función de las reducciones estimadas en la ingesta de calorías por la etiquetas.
Fanny Miranda
Ciudad de México /

Las etiquetas obligatorias en alimentos y bebidas que advierten sobre altos niveles de calorías, azúcares, grasas, grasas trans o sodio en México, podrían prevenir 1.3 millones de nuevos casos de obesidad y ahorrar 1.8 mil millones de dólares en costos de atención médica durante cinco años, indica un estudio de modelado, realizado por investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), publicado en la revista PLOS Medicine.

El modelo estimó los cambios en el peso corporal en función de las reducciones estimadas en la ingesta de calorías debido a las etiquetas de advertencia y para determinar el ahorro de costos resultantes.

Los autores del estudio: Ana Basto, Rossana Torres, Francisco Reyes, Romina González, Francisco Canto, Arantxa Colchero, Tonatiuh Barrientos, Simón Barquera y Juan Rivera utilizaron datos sobre el consumo de alimentos y bebidas de más de 6 mil adultos mexicanos, obtenidos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016. Además, utilizaron el informe financiero del país sobre el impacto del sobrepeso y la obesidad, y la tasa de obesidad esperada después de la implementación del etiquetado frontal de advertencia, para calcular los costos directos e indirectos.

Por su parte, la Alianza por la Salud Alimentaria subrayó que “este estudio es el primero en proyectar el impacto potencial del etiquetado frontal de advertencia sobre la prevalencia de la obesidad y los costos económicos asociados”.

Además, la alianza subraya que con el etiquetado frontal de advertencia implementado en México podrían tenerse resultados todavía mejores a los reportados en este estudio, dado que los autores realizaron un análisis de sensibilidad basados en el impacto del etiquetado observado en Chile y Uruguay.

“Estos primeros resultados demuestran que el etiquetado de advertencia es una estrategia efectiva para reducir aún más el consumo de productos no saludables, con el subsiguiente ahorro de dinero y la reducción de las calorías consumidas”.

A fines de 2019, en México se aprobó el uso obligatorio de una etiqueta de advertencia de "exceso de" en alimentos y bebidas que excedan los umbrales de azúcares, grasas o sodio añadidos recomendados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el cual entrará en vigor a partir del 1 de octubre de 2020, sin embargo, algunos productos ya comenzaron a implementarlo.

jlmr

LAS MÁS VISTAS