Reaparece 'Lady Frijoles'; cuenta lo que hay detrás del video viral

La mujer que protagonizó un video viral tras rechazar un plato de frijoles en México rompió el silencio y habló por primera vez sobre lo que realmente pasó.
Lady frijoles rompe el silencio del video viral. /Especial

Milenio Digital

Miriam Zelaya, la mujer en condición de migrante, mejor conocida como Lady Frijoles que se volvió viral tras haber sido grabada en noviembre del 2018, rompió el silencio y habló por primera vez sobre lo que realmente pasó.

La hondureña que cruzó México con sus hijas para alcanzar el sueño americano se convirtió en objeto de burlas, odio, misoginia y un cúmulo de críticas por no haber aceptado comer frijoles. Dijo que este alimento era para puercos, razón por la que algunos mexicanos se indignaron a tal punto de cometer violencia digital en su contra.

De ahí se le apodó como Lady Frijoles. Con esfuerzo logró pasar a Estados Unidos y junto a su hermana fue encarcelada por supuestamente haber cometido agresión agravada con arma de fuego. 

Ya en su país natal, explicó que hay detrás del video viral que la hizo "famosa".

En entrevista para el programa Q´hubo Miriam explicó que desde pequeña tuvo dificultades económicas importantes, por lo que creció aprendiendo oficios que le mostraba su padre.

Trabajó pintando ventanas, puertas y casas. Vendió ropa usada y comida. Desde 2014 su esposo salió de Honduras para trabajar en Norteamérica y así juntar para una operación que se le debía hacer a una de sus hijas que es sordomuda.

Sin embargo, desde que se fue jamás supo más de él. Según lo narrado, un coyote le dijo que su esposo murió de "hipotermia".

Por ello, la mujer decidió terminar el objetivo y comenzó su viaje a Estados Unidos, quedando en Guatemala por un tiempo, pues se le acabó el dinero.

El año pasado lo intentó y llegó a México, en donde según ella, un periodista la grabó y subió sólo lo que no le favoreció.

"Mi niña andaba mal del estómago, yo simplemente le fui a pedir al muchacho un bote con agua, y entonces él le dio el plato de comida pero ella lo rechazó con señas, diciéndole que estaba mal del estómago, que sólo quería agua.
Era un joven mexicano, por lo menos unos 25 años. Yo solo le pedí un bote con agua, entonces el muchacho dijo: 'Estos hondureños que no quieren comer los frijoles', pero se los dio a la fuerza, entonces la niña los agarró y me los dio; el periodista estaba captando todo eso, y entonces le dije yo a él 'es cierto, no es a fuerza de que le den de comer a uno', pero yo estaba molesta, me sentí mal. Lo dije porque me ofendió a mi niña realmente. Yo lo dije para que él lo escuchara", narró en entrevista.

Ante el descontento, Miriam siguió mostrando su postura:

"Yo seguí hablando con él, le dije que me trató mal a mi niña, pero solo subió la parte mía", contó Miriam.

Cuando el video llegó a redes sociales la mujer se volvió viral. Tuvo amenazas y malos tratos en su contra.

"Me sentía muy mal porque la gente se me quedaba viendo feo, y cuando salí de ahí para llegar a la frontera con mis niñas, me costó mucho llegar, mis niñas ya no querían estar ahí. Lloré mucho con mis hijas", dijo.

Miriam explicó que ella no fue la única que cometió errores, pues otros hondureños "fallaron, porque pedían la comida y la botaban, la ropa y los medicamentos lo dejaban botado".

El reencuentro con el periodista

"El día que yo ya iba a salir de México, llegó el periodista, él mismo, me dijo que lo perdonara, que nunca pensó que se iba a hacer viral. Yo le dije que por qué no subió todo lo que pasó. Me ofreció dinero para que me quedara en México y ayudarme a operar a mi niña", dijo. 

Finalmente cruzó a Estados Unidos y fue reportada para que volviera a su país. Ahora, lejos de lo que vivió dice que ella pidió perdón en México y que agradeció por todo el apoyo.

"Yo pedí perdón porque nos apoyaron mucho en México, yo bendigo a cada quien, a todos los que han hecho memes y todo. Algunas cosas las vi yo y ya no les presté atención", comentó. 


Las burlas de migración

La mujer contó que, supuestamente, elementos de migración también la trataron mal.

"Mis niñas lloraron porque los mismo policías se burlaban de mí, me decían que me dieran de comer frijoles. Dijeron que nos metiéramos a bañar, que porque quizá teníamos animales en el cuerpo por venir en la caravana migrante. Le doy gracias a Dios por estar en mi país, el Consulado hondureño se portó muy excelente conmigo", concluyó.

grb

NOTAS MÁS VISTAS