Maletas | Por Ana García Bergua

Husos y costumbres | Nuestras columnistas

Símbolo definitivo del viaje, las maletas pueden ser también el indicio de la paranoia o de una partida definitiva, como explora la autora en estas greguerías.

Para seducirla le colmó una maleta de promesas, pero ella la dejó olvidada en el aeropuerto. (Foto: Erwan Hesry | Unsplash)
Ana García Bergua
Ciudad de México /

Por la banda sinfín del equipaje circula el cansancio de los viajeros.

*

Como siempre, dejó que la esposa le empacara las maletas, sin imaginar que esta vez se las hacía para siempre.

*

Al llegar a la playa se dio cuenta de que había llenado la maleta de olvidos inservibles.

*

Las maletas negocian sus apetitos: las hay ávidas de sedas y perfumes caros; también hay quien carga pesados velices indigestos que parecen tener ganas de vomitar.

*

Tras aquella discusión dura y definitiva se puso a empacar furioso el desorden en el que se iba a convertir su vida.

*

Para seducirla le colmó una maleta de promesas, pero ella la dejó olvidada en el aeropuerto.

*

En la penumbra del armario, las maletas del fallecido escuchan llorar a los parientes y se preguntan ahora quién las llevará a conocer el mundo.

*

El neceser rosa de la estrella de cine lanzó un maullido agudo y amenazante cuando intentó abrirlo sin su permiso y le escupió una hoja con su autógrafo.

*

¡Por fin libre!, pensó la maleta-bomba cuando la dejaron sola a la mitad de la estación. Y se puso a estudiar la pantalla con los destinos y horarios, a ver a dónde se lanzaba.

*

Las maletas de los viajantes de negocios bostezan de aburrimiento.

*

Usaba las maletas para almacenar enseres de casa y ellas, ofendidas, los estropeaban.

*

Se enamoró de él un día en que por error le dieron su maleta: sus libros, su ropa, el olor de las camisas, todo le hizo pensar que aquella maleta pertenecía al hombre de su vida. Por lo mismo decidió no devolverla, ni arriesgarse a conocerlo, no fuera a ser.

*

Desde que tienen ruedas, las maletas sueñan con echarse a correr solas por las vías rápidas y en un rapto de libertad, soltar la carga, pero no se atreven. Siempre ceden resignadas en el último momento a la mano que las jala firme hacia su destino, prometiéndose que a la próxima seguro lo hacen.

*

Osiris el tacaño falleció por un fuerte golpe en la cabeza de aquella maleta enorme a la que no había llevado de viaje desde hacía treinta años y se empolvaba y se ajaba en el estante alto del clóset como una novia abandonada, acumulando rencores en el forro de seda desteñido.

*

¡Por fin solas!, le dijo a la maleta, una vez que el empleado salió de la habitación, tras haberle mostrado el baño y el televisor. ¿Ahora a dónde más iremos?, le respondió ésta. Y se quedó en silencio, pensando que ni loca la llevaba al restaurant.

*

Desesperado y sin saber qué hacer de su vida, se metió en la maleta abandonada a la mitad de la estación de autobuses, a ver quién decidía por él y se lo llevaba.

*

Era tal su delirio de persecución que pegó en la maleta nueva sellos y calcomanías de todos los lugares que no conocía y a los que no pensaba viajar jamás.

AQ

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.