Cero emisiones en 2050, la promesa de Joe Biden

La primera meta de EU es reducir 50% los gases de efecto invernadero al iniciar la siguiente década; plantea transformación en economía, energía y transporte

El presidente estadunidense, anfitrión de 40 líderes. Evan Vucci/AP

Leslie Hook y James Politi

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció los recortes de emisiones más pronunciados en la historia del país, al ser el anfitrión de 40 líderes mundiales para una cumbre sobre el cambio climático entre los que se encuentran Xi Jinping, de China, y Vladímir Putin, de Rusia.

Biden se comprometió a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos entre un 50 a 52 por ciento para 2030 en relación con los niveles de 2005, y alcanzará las cero emisiones netas para 2050, lo que, de acuerdo con la Casa Blanca, ayudará a crear empleos.

Esto marca una importante aceleración del compromiso de la administración Obama de reducir las emisiones entre un 26 a 28 por ciento para 2025.

Estados Unidos no va a esperar. Los costos del retraso son demasiado altos y nuestra nación está decidida a actuar ahora mismo”, dijo un alto funcionario de la administración.
“El (nuevo objetivo) es congruente con las metas del presidente de llegar las cero emisiones netas de gases de efecto invernadero en toda la economía a más tardar en 2050, y de limitar el calentamiento global a 1.5 grados centígrados”, agregó el funcionario.

El nuevo objetivo de emisiones de la Casa Blanca va a requerir cambios radicales en la economía, incluidos transporte, energía y fabricación.

Antes de la cumbre, la administración de Biden lanzó varias nuevas políticas climáticas, incluidos los esfuerzos para integrar el riesgo relacionado con el clima en el sistema financiero, así como créditos fiscales para la energía limpia como parte de su proyecto de ley de infraestructura de 2 billones de dólares.

Janet Yellen, secretaria del Tesoro de EU, dijo en un discurso el miércoles que el cambio climático se había convertido en un “riesgo existencial para nuestra economía y nuestra forma de vida futuras”, mientras se comprometió a tratar de catalizar las inversiones públicas en energía verde y el financiamiento privado de las tecnologías verdes.

“La inversión necesaria para que nuestra economía se vuelva ecológica es enorme”, dijo Yellen. “Una estimación sitúa las inversiones incrementales necesarias en más de 2.5 billones de dólares solo para Estados Unidos. El capital privado deberá cubrir la mayor parte de ese vacío”.

Desde que asumió el cargo, Yellen nombró a un nuevo asesor climático para coordinar los esfuerzos de la agencia sobre el tema y prometió intensificar los esfuerzos para evaluar y divulgar los riesgos climáticos, para facilitar más inversiones en el sector.

Las emisiones netas de gases de efecto invernadero de EU alcanzaron un total de 5 mil 800 millones de toneladas sobre una base equivalente de dióxido de carbono en 2019, 13 por ciento menos que en 2005, informó la Agencia de Protección Ambiental la semana pasada.

Las emisiones se desplomaron 10.3 por ciento en 2020, ya que la pandemia socavó la demanda de energía, de acuerdo con la firma de investigación Rhodium Group, pero los analistas creen que una economía en recuperación alimentará un repunte este año.

EU es el segundo mayor emisor de carbono del mundo después de China. Reducir las emisiones en un 50 por ciento será “posible, pero muy difícil”, dijo Jason Bordoff, decano cofundador de la Columbia Climate School.

Estados Unidos espera que su objetivo climático —también llamado contribución determinada a escala nacional, o NDC por su sigla en inglés— aliente a otros países a adoptar objetivos similares antes de la cumbre de la COP26 de la ONU en Glasgow en noviembre.

“Con el nuevo US 2030 Target (Objetivo 2030 de EU) los objetivos mejorados de Japón y Canadá, las metas anteriores de la Unión Europea y Reino Unido, en conjunto, las principales economías que representan más de la mitad de la economía mundial ahora se comprometieron con el ritmo de reducción de emisiones requerido a escala mundial para limitar el calentamiento a 1.5 grados centígrados”, dijo un alto funcionario de la administración.

Días antes de la cumbre, China y EU emitieron un comunicado donde se comprometieron a trabajar juntos en la “crisis climática”. John Kerry, enviado especial para el clima de Biden, dijo que los dos países “hablaron mucho sobre el carbón” y también discutieron la posibilidad de colaborar en proyectos de energía renovable.

Los aliados de EU, incluidos Canadá, Corea del Sur y Japón, también están listos para anunciar sus objetivos climáticos en la cumbre.

Rachel Kyte, decana de la Escuela Fletcher de la Universidad de Tufts, dijo que Estados Unidos había sido “muy activo, tanto en casa como en el extranjero” en la promoción de su agenda climática. La Unión Europea acordó el miércoles una ley climática para reducir las emisiones en 55 por ciento para 2030.

“Esperamos que varios países ajusten sus objetivos, y eso es algo bueno, genera impulso. Pero hay grandes interrogantes sobre la cooperación”, y señaló que EU, la Unión Europea y China tendrán que trabajar en estrecha colaboración antes de la COP26.

NOTAS MÁS VISTAS