Fotógrafa retrata violencia de género a través de 'gritos' en pintas durante protestas

Diana Cano es la autora del libro 'Borré las paredes de pintas' con el que busca entender el trasfondo de la protesta feminista, más allá de las pintas.

La fotógrafa retrata la pinta y quita la pared, para resaltar las demandas realizadas durante las protestas. (Cortesía)

Azucena Rangel

Para Diana Cano las paredes gritan, nos dicen algo que las autoridades siguen sin escuchar, por ello su urgencia de documentar cómo el gobierno trata de borrar los reclamos de justicia que se tatúan en las paredes y monumentos de la Ciudad de México tras una protesta feminista.

Borré las paredes de las pintas, es un fotolibro que busca a través de sus páginas hacer conciencia sobre el significado, el trasfondo de las pintas que en ocasiones se suelen realizar en las protestas feministas, siendo ahora también una manera de alzar la voz ante la violencia de género en el país.

Para exigir acciones contra la violencia o sus derechos, las mujeres pintan monumentos en las manifestaciones. (Cuartoscuro)

Cano, fotógrafa de profesión y maestra en Artes Visuales, busca a través de su lente darle voz a las protestas feministas, e ir más allá de la criminalización por "actos vandálicos" en paredes y monumentos.

En entrevista para MILENIO contó cómo la inspiración para realizar este trabajo surgió el año pasado, tras asistir junto con otras compañeras fotógrafas a registrar la protesta feminista que se realizó el 12 de agosto frente a la Secretaría de Seguridad Ciudadana y que culminó con algunos destrozos.

Pero lo que realmente la dejó marcada no fueron las acciones de los colectivos feministas, sino al día siguiente, al pasar por ahí rumbo a su trabajo, darse cuenta que todo lo que habían hecho esas mujeres se había borrado, como si no hubiera ocurrido.

A Diana Cano le impactó ver cómo se borraban las pintas, como si nada pasara. (Cuartoscuro)
“Al día siguiente me llamó la atención la velocidad con la que se habían limpiado las calles, los muros y demás… Me quedé con la idea y el impacto de la urgencia de comenzar a borrar los reclamos en la vía pública”, dijo.

Y fue así como surgió la idea de realizar este proyecto como un ejercicio para ver de diferente forma estos reclamos que están realizando las mujeres, pero además encontrar dentro de cada una de ellas la historia que se encuentra detrás para darle un significado más allá de la frase plasmada en sí.

“A mí me interesaba comenzar a mirar de diferente forma estos reclamos que tienen un hecho histórico… Encontrarles genealogía a estas pintas, muchas de ellas hablan sobre feminicidios que fueron muy violentos y mediáticos”, explicó.

Pese a que en un principio no tenía la idea de que este proyecto se volviera un libro, con el paso del tiempo y conforme iba realizando más fotos de las pintas fue que comenzó un trabajo de investigación también, de clasificar las pintas y buscar notas que hicieran alusión a cada uno de los casos que se plantean dentro de ellas.

Asimismo, remarcó que el título hace alusión a lo que se decide borrar de la imagen o la realidad, y en ese sentido ella busca contrarrestar la idea del borrado rescatando la idea de las pintas, ya que generalmente se presta más atención a la idea de rayar que la demanda en sí.

Algunas son de justicia para víctimas de feminicidio, otras que piden el acceso de las mujeres a sus derechos, pero todas tienen un significado histórico, asegura Diana.

Pese a que el libro aún no sale a la venta, se puede adquirir por preventa a 450 pesos en la página de internet http://www.dianaecano.com/preventa-libro-borre-las-paredes-de-las-pintas/, este contará con 42 páginas y se les hará llegar a los compradores a partir de febrero de 2021, siendo fecha límite de la preventa el próximo 10 de enero.

Cabe destacar que parte de la venta de este material se destinará para la producción del proyecto y otra más para impartir un taller sobre violencia de género de manera gratuita en 2021.

Diana mencionó que para ella esta es la oportunidad de ayudar a ver la protesta feminista desde otra narrativa y como creadora es una manera de utilizar su trabajo para abonar dentro de este movimiento.

“Más que transmitir algo me interesa que la gente se ponga en un lugar diferente al que se coloca de manera habitual con respecto a las pintas… Hace unos años me asumí como una mujer artista, creadora, feminista, es decir, necesito poder hablar de la mejor forma y que no solamente nos vayamos con la idea de un solo discurso y más bien contar con otras narrativas”, precisa.

​DMZ

NOTAS MÁS VISTAS