Ghosn, liberado tras acceder a limitar contacto con su esposa

FINANCIAL TIMES

El acuerdo. El ex jefe de Nissan deberá solicitar por anticipado el permiso al tribunal para hablar con su Carole, a pesar de que ella no es sospechosa en el caso, aunque si ha sido interrogada como testigo.

El ex directivo en desgracia salió luego del cuarto arresto. (Issei Kato/Reuters)

Kana Inagaki y Leo Lewis

Carlos Ghosn salió del centro de detención la noche del jueves después de que el ex presidente de Nissan pagó una fianza de 500 millones de yenes (4.5 millones de dólares) y estuvo de acuerdo en restricciones muy poco comunes sobre ponerse en contacto con su esposa.

Ghosn debe solicitar por anticipado el permiso del tribunal para reunirse y hablar con su esposa Carole, de acuerdo con su abogado y personas cercanas a su familia. Carole Ghosn no es sospechosa en el caso, pero ya se le interrogó anteriormente en condición de testigo.

La liberación se produjo después de que Ghosn fue acusado a principios de esta semana con un nuevo cargo de que obtuvo ganancias personales al desviar 5 millones de dólares de la automotriz japonesa.

Ghosn se encontraba tras las rejas en el centro de detención de Tokio desde que lo arrestaron por cuarta ocasión el 4 de abril. El ex jefe de Nissan y Renault, quien mantiene que es inocente, ya fue acusado de falsificar su remuneración y de utilizar una filial de Nissan para hacer pagos a un amigo saudita que presuntamente lo ayudó a hacer frente a sus pérdidas en operaciones bursátiles personales.

El último periodo de detención reavivó las críticas sobre el sistema de justicia japonés por parte de activistas de derechos humanos que destacan las condiciones estrictas del centro de detención de Tokio y los interrogatorios diarios de cuatro horas de duración, los cuales se llevaron a cabo sin la presencia del abogado de Ghosn.

La condición tan poco común para la fianza en relación al contacto con la señora Ghosn la estableció el Tribunal de Distrito de Tokio y se espera que desate más indignación internacional.

Los fiscales de Tokio apelaron inmediatamente contra la decisión del tribunal de otorgar la fianza, pero la corte rechazó sus reclamaciones la noche del jueves. En un comunicado que se difundió en los medios japoneses, Shin Kukimoto, fiscal adjunto, dijo que Ghosn admitió que trató de contactar a personas involucradas en el caso.

“Decepciona mucho que se permita la fianza a pesar de la preocupación sobre la manipulación de evidencia”, dijo Kukimoto.

Personas cercanas a la familia de Ghosn y sus abogados dijeron que no es verdad que el ex jefe de Nissan hiciera esos intentos en violación de su condición de fianza anterior cuando salió libre temporalmente en marzo. A diferencia de su primera liberación, cuando se tardó un día entero en reunir mil millones de yenes para la fianza, Ghosn ahora la pagó inmediatamente después de la decisión del tribunal del jueves antes de que todo Japón se apague el sábado y comience la “Semana Dorada”, un festivo de 10 días de vacaciones.

Con la última acusación formal, se espera que las autoridades japonesas terminen su investigación de manera efectiva, con lo que se prepara el escenario para una batalla judicial que enfrentará a Ghosn con los fiscales y Nissan.

Yasuyuki Takai, un fiscal que ahora trabaja como abogado defensor, estimó que el juicio de Ghosn, que en el mejor de los casos podría comenzar a principios de 2020, tendrá una duración de entre dos y tres años, y que la mayor parte de ese tiempo se va a dedicar a la defensa contra las acusaciones de abuso de confianza.

En Japón, incluso los procedimientos prejudiciales se tardan un promedio de ocho meses en casos penales. En casos en que los acusados, como ocurre con Ghosn, disputan los cargos que presentan los fiscales, lleva más tiempo. El caso de Ghosn es aún más complicado porque involucra transacciones que se realizaron en el extranjero.

Su cuarta acusación formal se refiere a los pagos que realizó una subsidiaria de Nissan a un concesionario de Omán.

Una parte de ese dinero supuestamente se desvió a Beauty Yachts, una compañía propiedad de Carole Ghosn, para comprar un yate de lujo de 10 millones de euros a través de una compañía libanesa llamada Good Faith Investments, que creó el ex abogado de Ghosn y otros vehículos que tienen relación con Ghosn, de acuerdo con personas familiarizadas con el caso.

Carole Ghosn aceptó ser interrogada por los jueces a principios de este mes para explicar que ni ella ni su esposo participaron en nada ilegal, de acuerdo con personas cercanas a la familia.

Los expertos en derecho dicen que el juicio de Ghosn podría ser un caso histórico para Japón y que se va a realizar bajo un intenso escrutinio internacional con respecto si al famoso ejecutivo del sector automotriz se le otorgará un juicio justo.

“Va a ser una batalla muy dura para los fiscales, ya que todo el mundo observará el caso”, dijo Tomoyuki Mizuno, un ex juez quien ahora es profesor en la Universidad Hosei.

El ex presidente de Nissan fue arrestado por primera vez el 19 de noviembre y pasó 108 días en detención antes de ser liberado el 6 de marzo.

Él niega todos los cargos y culpa de su caída de gracia a una “conspiración” y un “juego sucio” de los ejecutivos de Nissan que se oponen a su plan de fusionar el grupo japonés con su socio francés Renault.

CLAVES

LA PRIMERA VEZ

El directivo fue arrestado por primera vez el 19 de noviembre y paso 108 días en detención antes de ser liberado el 6 de marzo.

FIANZA

Para su primera liberación el ex ejecutivo de Nissan pagó mil millones de yenes y tardó un día entero en reunirlos.

SEGUNDA DETENCIÓN

El 31 de diciembre de 2018 la justicia japonesa decidió prolongar su detención preventiva hasta el 11 de enero del presente año.

LIBERACIÓN

En marzo del presente año Ghosn fue liberado tras pagar una fianza equivalente a 8 millones de euros, lo cual le permitió estar libre solo un mes.

NUEVA DETENCIÓN

El 4 de abril es nuevamente detenido el directivo acusado en esta ocasión de malversación de fondos.

OTRA VEZ LIBRE

Este 25 de abril la justicia japonesa le otorgó nuevamente la libertad bajo fianza, a pesar de ello los fiscales apelaron dicha decisión.

CONDICIONADO

La condición para otorgarle la libertad es considerada por especialistas como poco común debido a que involucra la comunicación con su esposa.

EL COSTO

Esta vez la fianza que pagó el empresario fue de 500 millones de yenes, equivalentes a 4.5 millones de dólares. 

​MRA

NOTAS MÁS VISTAS