Alcohol provoca "resaca social"

La mitad de jóvenes de 12 a 14 sondeados por el Comité Municipal contra las Adicciones de Torreón, refiere haber probado bebidas alcohólicas.

El consumo de alcohol bloquea algunos mensajes que llegan al cerebro y con ello genera un cambio en las emociones y sensaciones. (Archivo)

Claudia Luévano

Un sondeo por el Comité Municipal contra las Adicciones de Torreón con el apoyo de la Secretaría de Educación Pública, encuestó a 10 mil alumnos de los 12 a los 14 años, de los cuales 50% refirió haber consumido alguna vez alcohol, mientras que 20% reconoció que continúo ingiriéndolo. Datos que advierten sobre la urgencia de frenar este hábito.

​Rafael Mora Garza, director de Centro de Integración Juvenil (CIJ) en Torreón explica que el problema de alcoholismo es algo que se registra desde hace años, se empezó a notar el incremento de consumo de alcohol en los jóvenes de manera importante en todo el país, y todavía con mayor preocupación en las mujeres.

El diagnóstico realizado en 2018 encuestó a más de 10 mil alumnos de 28 escuelas secundarias y una preparatoria de doble turno de Torreón, mostró que 50% dijo haber consumido alcohol, de los cuales alrededor de 30% solo lo probó y el otro 20% siguió. En cuanto al consumo de drogas se observó que 12% ya ha usado mariguana, "es un número que nos debe de preocupar".

El 63% de la población consumidora de alcohol son adolescentes jóvenes entre 12 y 24 años de edad. (Archivo)

Otro dato importante que se presenta es que 5% ha usado la droga de moda, cristal. Los jóvenes responden que la usaron por curiosidad, porque los forzaron o porque en ese momento se les hizo fácil, "un porcentaje solo lo probó pero es mayor el número de personas quienes siguieron", manifiesta Rafael Mora Garza.

Recalca que el consumo del alcohol no está determinada por las clases sociales, pues está clasificado como una enfermedad que no respeta ni posición social, ni sexo, ni religión, es un problema que se puede presentar en cualquiera.

Pero, ¿cómo darse cuenta que un joven está pasando por el alcoholismo? se ha insistido mucho en los últimos años que es necesario que los papás se involucren en la vida de los hijos y que estén atentos de ellos en todo momento.

Por su parte, la maestra Yazmín Cuéllar Palomino docente de secundaria y preparatoria en el Colegio San Roberto de Gómez Palacio, opina que a esta edad el uso excesivo del alcohol genera afectaciones que no son benéficas para el aprendizaje, ya que el cerebro está en desarrollo y puede traer problemas en la memoria, concentración y retención para el aprendizaje.

"Es importante que los padres platiquen con los jóvenes, expliquen los riesgos y alcance que puede provocar el consumo de esta droga permitida, como es la cerveza, ya que no miden la capacidad para moderar su consumo", dijo.

Consecuencias del consumo de alcohol a temprana edad

José Alberto Calderón Godínez, Médico General con Maestría en Investigación, explica que el consumo de alcohol bloquea algunos mensajes que llegan al cerebro y con ello genera un cambio en las emociones y sensaciones.

Aunque sí ayuda a que una persona se sienta relajada, el exceso de consumo puede ser motivo de intoxicación. "La primera vez que se prueba provoca una reacción en la parte del cerebro que conecta el placer y eso hace que se vuelva a buscar, es una especie de ´hackeo´ porque el alcohol cuando ingresa al organismo actúa y estimula como si fuera una sustancia necesaria para vivir, ahí es donde se genera la dependencia".

Manifiesta que, hay células de nuestro cuerpo que están en desarrollo, entonces, entre más temprana edad se tenga una ingesta de alcohol, éstas células no logran cumplir su crecimiento. "Actualmente hemos visto casos de niños de 8 o 9 años que ya consumen alcohol, pero es más común entre los 12 y 19 años".

Entre más temprana edad se empiece la dependencia es más difícil dejarlo porque cada vez que intentan suspender la bebida, la abstinencia desaparece y con mayor frecuencia. "Al vivir una situación de disfunción familiar puede arraigarse más el consumo, porque como no tiene placer por otro método a esa persona le es más fácil recurrir al alcohol".

Finalmente, recalca la importancia de la comunicación entre padres e hijos. "Hablar y estar al pendiente de ellos en todo momento, puede evitar que se llegue caer en una situación de alcoholismo".

Experiencia

Daniel de Jesús tiene 18 años, a los 16 años tomaba alcohol casi a diario, su consumo era entre cinco o seis cervezas de mayor tamaño, en otras ocasiones lo que él llama huachicol (cerveza combinada con otras bebidas).

"Me empecé a juntar con gente mayor que tenía vicios, y desde los 16 años fui agarrando la bebida poco a poco, así que fui probando más bebidas de lo normal y fue gustándome".
Daniel de Jesús ingresó al Centro de Integración Juvenil de Torreón para dejar sus vicios. (Cortesía)

Dice, tomaba porque le agradaba, cuando cursaba la preparatoria se incrementó el gusto por el alcohol, aunque sus papás le decían que ese camino no era bueno y que le daría muchos problemas, no hizo caso.

"Y sí me dio problemas, ingresé al Centro de Integración Juvenil de Torreón porque decidí que quería dejar todos los vicios, le dije a mi mamá que quería ayuda y me trajeron aquí, tengo cuatro meses y le comento al psicólogo que quiero entrenar box o artes marciales y me dijo que eso era bueno para mí".

Daniel recuerda que aunque vivía con sus papás, él casi no estaba en casa, se la pasaba en la calle y llegó un momento en que pensó que sus padres no lo querían y no se preocupaban por él porque hacía lo que quería. Pero una noche en una pelea hirió a un profesor de gravedad, logró escapar de la policía, sin embargo, el miedo y la culpa lo hicieron recapacitar, ya que dice, "no quiero terminar en la cárcel y ser un delincuente".

Hoy continúa sus estudios de preparatoria en Matamoros, Coahuila y si alguien lo invita a tomar, dice que no, "me llama la atención la Arquitectura, quisiera ser Arquitecto o Contador, estoy decidido a tener un futuro fuera del alcoholismo".

Daniel recalca que se ve en un futuro como una persona sin vicios, "me doy cuenta que uno agarra eso para experimentar, a algunos no les gusta y lo dejan, pero otros como yo se quedan clavados, pero ahora sé que sí se puede salir".

Estudios
La OMS indicia que en América Latina, el primer lugar de consumo en alcohol lo ocupa Chile, México ocupa el décimo lugar.


NOTAS MÁS VISTAS