Estrategias para un seguro regreso a clases presenciales

El regreso a clases de forma presencial cada vez es más cercano, es importante conocer qué estrategias pueden implementar las escuelas para garantizar la seguridad de alumnos y docentes.

Mantener aulas desinfectadas y garantizar el acceso a lavamanos son algunas de las propuestas. (Cuartoscuro)

Claudia Luévano

El regreso a la escuela es un tema que cada vez más se escucha a nuestro alrededor. Si bien aún no existe una fecha para que se confirme en el sector urbano de La Laguna, existen instituciones de educación que ya trabajan con sus alumnos de forma híbrida y se preparan para el regreso a clases de forma presencial. Por tal motivo, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) comparte una serie de estrategias para la reapertura de escuelas.

Son cuatro aspectos sanitarios los que el BID define como claves para que los alumnos y docentes regresen a clases de manera saludable, los cuales son: 

  1. Asegurar el distanciamiento social
  2. Mantener las escuelas limpias y desinfectadas
  3.  Asegurar que los alumnos y docentes lleguen y se mantengan saludables a la escuela
  4. Asegurar acceso a lavamanos

El distanciamiento social ayuda a limitar el contacto con personas con covid-19. Para garantizar el distanciamiento social, las escuelas podrían considerar la reapertura gradual o escalonada de los centros educativos.

Otra de las estrategias que se pueden seguir es escalonar los horarios de llegada y salida de la escuela, así como aumentar el espacio entre escritorios, además de cancelar actividades y clases grupales, organizar los tiempos de recreo y educar tanto a los estudiantes como docentes sobre la importancia de mantener distancia entre ellos en la escuela.

Mantener las escuelas limpias y desinfectadas contando con kits de limpieza para el personal de aseo de la escuela y mantenerlo de forma rutinaria, sobre todo de los objetos y superficies que tocan con frecuencia los alumnos.

En este sentido los alumnos también pueden colaborar con la limpieza de los espacios, sobre todo de aquellos que utilizan, así como sus objetos de uso diario. También es recomendable abrir puertas y ventanas para incrementar la circulación del aire.

Así como establecer un protocolo en caso de que se detecte un caso de covid positivo en la comunidad escolar, lo cual incluirá suspender clases entre dos a cinco días para permitir a las autoridades de la institución determinar los próximos pasos, así como realizar limpieza de la escuela.

La tercer estrategia es asegurar que alumnos y docentes se mantengan saludables en la escuela, lo cual se puede lograr si se establece una rutina de lavado de mano frecuente, se adoptan políticas flexibles de asistencia y licencias por enfermedad; definir protocolos de respuesta para quienes se comiencen a sentir mal en la escuela, fomentar el uso de mascarillas entre alumnos y docentes y sobre todo, tener una comunicación regular entre escuela y familia.

Finalmente, la estrategia dar acceso a sitios de lavado de manos, ayudará a verificar que la institución cuente con las condiciones de infraestructura y habilitación para el reinicio de clases conociendo los espacios que cuentan con lavamanos.

Además de contar con suficientes lavamanos será necesario que la escuela cuente con agua, así como con jabón que ayudará a que esta actividad se realice de forma eficiente.

Estas son algunas estrategias que el Banco Interamericano de Desarrollo comparte para tomar en cuenta al momento de regresar a clases presenciales.

NOTAS MÁS VISTAS