Climas extremos, asombrosa seguridad y pasado medieval, así es vivir en Bremen

Un mexicano nos cuenta cómo es vivir en la región menos poblada y más pequeña de toda Alemania. En este primer relato de nuestra serie conocerás a Manuel Soria.

Manuel Soria vive hace dos años con su pareja en Bremen, Alemania. (Diseño: Oscar Ávila)

Orlando Zamora

¿Hay mexicanas y mexicanos por todo el mundo? Con esta pregunta iniciaremos una serie de crónicas sobre paisanos que decidieron salir del país para conocer otras ciudades del planeta, una forma de que nuestros protagonistas nos den detalles claves, guías, qué cosas hay que hacer y cuáles hay que evitar y, por supuesto, saber si nos recomiendan o no estar ahí.

En esta oportunidad nos adentraremos a conocer cómo es vivir en Bremen, Alemania, una ciudad ubicada al norte de esa nación europea, donde Manuel Soria decidió hacer su vida junto con su pareja y hoy nos relata detalles que, sin lugar a duda, te servirán si quieres lanzarte a la aventura.

Manuel lleva dos años viviendo en Bremen, es originario de la Ciudad de México, tiene 34 años, estudió periodismo y conoció a su pareja, un alemán, quien fue el principal impulsor para que se motivara a viajar, turistear, estudiar, trabajar y ya quedarse en una zona que, según nos cuenta, se caracteriza por tener climas muy cambiantes.

Bremen es el estado más pequeño y con menos población de Alemania. | Foto: Manuel Soria
Hay que adaptarse a climas súper fuertes, el año pasado tuvimos un verano con temperaturas que alcanzaron los 36, 39 grados. Y hace seis semanas estuvimos con menos 19 grados. El invierno nos dura aproximadamente seis meses, pese a que existe el otoño, pero las temperaturas no varían”.

Con ese dato ya sabemos que hay que meter en la maleta la playera consentida y el abrigo más calentito que tengamos para andar en una ciudad que tiene el mismo nombre del estado que la alberga, conocido por ser el más pequeño y menos poblado de Alemania y que se caracteriza también por su mezcla entre el área marítima y la cultura hanseática, que refiere a una federación comercial y defensiva que data desde la Edad Media, incluso muchos la llegan a considerar como la primera Unión Europea.

La seguridad, lo que más te puede asombrar de Bremen

Para Manuel, el choque cultural no pasó solamente por llegar a una ciudad que él no conocía, más bien fue un aspecto bueno, pero que era muy raro tener que experimentar.

“Yo los primeros días, pues como en México, si regresaba tarde de una fiesta y regresaba caminando o esperando el tren, a mí me daba miedo. Y cuando te das cuenta que estar afuera no significa que te vaya a pasar algo, eso también es impactante, te das cuenta de la vida que se puede tener y que no tenemos en toda Latinoamérica (...) El hecho de poder salir a la calle a la hora que sea y que no te pase nada, eso nadie te lo da, ni siquiera el dinero”.
Las calles de Bremen tienen rincones en los que te sorprendes por su infraestructura urbana. | Manuel Soria

Afirma también que “aquí hay que respetar las leyes al pie de la letra. No se puede cruzar un semáforo (en rojo) caminando sin que alguien te grite, porque aquí la gente te grita por no respetar, eso aunque no haya carro o estés en una calle de uno o dos carriles”. Manuel agrega que ese nivel de adecuarse a las normas también rige a los automovilistas, quienes tienen que respetar hasta el último paso peatonal que exista en la ciudad.

Desde museos hasta el Weserstadion: ¿Qué hay que conocer en Bremen?

Manuel nos recomienda pasar primero por el centro de la ciudad, la Catedral de San Pedro de Bremen (Bremer o Dom St. Petri Dom Zu Bremen, en alemán), después visitar la plaza central y la estación de trenes (conocida como Bremen Hauptbahnhof en alemán).

También nos sorprende al contarnos la cantidad de parques que tiene y que el uso de la bicicleta no es ningún problema, porque Bremen es una de las zonas en donde más se utiliza este medio de transporte.

La plaza central de Bremen es donde mayor número de personas se concentran. | Manuel Soria

Nos invita también a conocer el Centro Alemán de Emigración Bremerhaven, el museo que relata con detalles inimaginables sobre cómo ocurrió la migración europea al continente americano. Por supuesto que también podrías pasar por el Zoo am Meer, el zoológico, así como el Weserstadion, el estadio del equipo de fútbol Werder Bremen.

"Había una vez"... ¿Sabías que en esta ciudad hay 4 emblemáticos personajes salidos de un cuento?

La historia justamente se llama Los Músicos de Bremen y es un cuento creado por los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm que data de 1819. El relato se basa en cuatro personajes que son un burro, un perro, un gato y un gallo, quienes se van encontrando en el camino cuando el primer animal decide hacer su carrera artística rumbo a la ciudad alemana.

El cuento Los Músicos de Bremen transformó a sus cuatro personajes en íconos. | Manuel Soria

No te vamos a spoilear nada del cuento, que por lo demás no es extenso, pero sí te diremos que en Bremen son íconos, al punto que tienen una estatua en la ciudad. De hecho su fama inspiró una serie animada emitida entre 1989 y 1990, que en España y en gran parte de Latinoamérica fue conocida como Los Trotamundos. ¿La recuerdas?

¿Es fácil conseguir trabajo o estudiar en Bremen?

Según lo que nos comparte Manuel, todo depende de tu dominio del idioma alemán. Bremen es una ciudad muy tradicional, con una población marcada hacia el adulto mayor, por lo que respetan mucho su estilo de vida y su forma de expresarse.

Bremen se caracteriza por tener temperaturas muy fuertes, que pueden ser extremas. | Manuel Soria

Encontrar trabajo en Bremen no es difícil si hablas alemán, de lo contrario, aunque domines el inglés, es más complicado. “Si tú crees que ir a Alemania y piensas trabajar, por ejemplo, en un supermercado, pues la verdad nadie te va a atender” cuando no tienes manejo del idioma local. “Si tú vienes tienes que hablar su idioma, y eso te lo dicen de frente”, detalla.

"Las universidad en esta zona es gratuita en mayoría de los planteles, aunque, si tú quieres, como mexicano u otro extranjero, venir a estudiar a Alemania y no tienes alguien quien te sustente desde ese país, tienes que comprobar una fuerte cantidad de dinero, al menos 14 mil euros (más de 350 mil pesos), con un ingreso mensual de 2 mil o 3 mil euros (entre 50 mil y 75 mil pesos), algo que asegure que no vas a estar pidiendo dinero al Estado”.

Posteriormente a eso, dependería también del proceso de selección y tu visa. Las becas para las personas que están fuera de Europa las tienen que conseguir en sus países de origen.

¿Y cuánto cuesta vivir en Bremen?

Como muchas ciudades europeas, el costo de vida tiende a ser superior al de residir en México, aunque puede ser compensada al sueldo o los recursos de una persona. No obstante, Manuel nos dice que al día un habitante puede llegar a gastar comiendo en la calle entre 40 a 45 euros (más de mil pesos), lo que sigue siendo un monto muy costoso aún para un salario regular en esa localidad.

Los lagos que se asoman en verano, para invierno quedan completamente congelados en Bremen. | Manuel Soria

De hecho, un desayuno puede costar alrededor de 15 euros (casi 380 pesos) si es que llega a ser en un restaurante.

¡Los mexicanos caen bien en Bremen!

Manuel dice que uno de los aspectos más curiosos es que la ciudad, sobre todo en el sector comercial, está marcada por migrantes de origen árabe, especialmente turcos, y aunque reconoce que a veces las culturas alemanas y las de ese sector del Medio Oriente pueden chocar, llegan a un punto en que optan por convivir.

“Los alemanes están tan asustados del estereotipo de los nazis que prefieren no decir nada cuando un extranjero hace algo incorrecto para no ser considerados racistas, porque realmente no lo son”.
El puerto de Bremen es otro de los lugares que tienes que conocer. | Manuel Soria
Cuando les digo que yo soy mexicano, sonríen y me hablan de diferente manera porque saben que tenemos una manera diferente de comportarnos. Y es lo que todos dicen, que somos más amables, que hacemos fiestas más amables”.

Sin embargo, él nos comparte que también hay otra percepción de un mexicano “joven, con mucho dinero, que viene a hacer desastres, paga una buena habitación en un hotel, la destroza y se va a México como si nada. Entonces, lo que me cuentan es a lo que nosotros llamamos mirreyes”.

El lago llamado Werdersee, es una zona grande que se conecta con el río Weser y que en verano se puede nadar. | Manuel Soria

Cuando hay confianza, detalla, la gente le dice también que de México se imaginan "drogas, narco, El Chapo (...) Sobre todo aquí en Alemania la serie Narcos ha sido muy exitosa, muy vista, y todo mundo te dice Camarena, El Chapo, El Señor de los Cielos, Pablo Escobar, por el lado de Colombia”.

Eso sí, a él le impresionó “lo directos que son los alemanes, si a ellos no les agrada algo o no les interesa hacer un plan contigo, te lo dicen de frente” y esto da pie a otro tema, que queramos o no, pasa comúnmente en México: la impuntualidad.

“Son súper puntuales, aquí ser impuntual es una de las peores groserías que le puedes hacer a alguien. Aquí, si llegas tarde, esa persona te lo dice: ‘llevo 5 minutos esperándote, ¿dónde estabas?’”.

La amistad en Alemania es otro tema a nivel general, ya que nuestro compatriota relata que “si no tienes un contacto con un alemán que te incluya con alemanes, es casi imposible que tengas amigos alemanes. Son muy cerrados a conocer extranjeros o conocer gente nueva”, salvo que compartas espacios comunes. “Pero cuando se da, son excelentes personas y son los que se preocupan mucho por ti, buscan siempre tener contacto”.

la Catedral de San Pedro de Bremen. | Manuel Soria
“Existe la costumbre en que, cuando ves a un conocido, los saludos son con un abrazo con un solo brazo” y pese a que se separan de sus padres de vivir con ellos a muy temprana edad, son muy apegados a ellos, especialmente a la madre.

¿Hay gastronomía mexicana en Bremen?

Partamos por la bebida emblemática de México, el tequila, que para Manuel, los que llegan a Bremen son muy malos según su gusto, “literalmente te desmaya de tanto alcohol que tienen”.

En cuanto a comida mexicana, lo más cercano que se puede conseguir son tortillas de harina y aguacate importado, aunque este último puede costar alrededor de un euro (25 pesos) la pieza, que puede ser de un tamaño más pequeño que la palma de una mano.

A Bremen hay que ir bien abrigado, ya que el frío puede llegar a ser extremo. | Manuel Soria

Manuel cuenta que hay una tienda llamada La Mexicana de Bremen, que ofrece muchos productos, en los que puedes encontrar desde Maseca y hasta la máquina para hacer tortillas. También vende frijoles enlatados o empaquetados, chiles, salsas, pero un paquete puede llegar a costar hasta 5 euros los 400 gramos. “Si quieres vivir una vida como la mexicana es muy cara”, confiesa.

Reconoce que en Bremen no hay muchos mexicanos, no así en otras partes de Alemania, aunque sostiene que hay un gran pero: “te das cuenta que el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano porque cuando los escuchas hablando español y te das cuenta que son mexicanos y tú les intentas hablar, o te hacen una mala cara o se voltean y te ignoran, o te contestan casi diciéndote ‘no me interesa que seas mexicano’.

“Creo que los mexicanos nuevos que hay en Alemania son los que te hacen la plática, pero si te encuentras a otro que lleva 5 o 7 años viviendo aquí lo más seguro es que te haga una mala cara y que se siga sin responderte”.

¿Cuánto cuesta el transporte en Bremen?

Nuestro paisano dice que un trayecto en taxi de 10 minutos cuesta entre 25 o 30 euros (más de 630 pesos). No hay metro, pero existe el tranvía, que llega a costar 65 euros (mil 640 pesos) al mes por medio de un sistema de pago de una tarjeta, pero si no tienes ese mecanismo (o un beneficio que te ayude a solventar ese costo), son 2.85 euros (70 pesos aproximadamente) por trayecto.

Eso sí, para adquirir la tarjeta debes contar con un registro de vivienda. El transporte público es muy eficiente, con pantallas y una aplicación que te alerta cuando llega el tranvía.

El sistema de transporte en Bremen es totalmente diferente al de Ciudad de México. | Manuel Soria

Con respecto al sistema de salud, esto se hace a través de aseguradoras privadas, aunque no conlleva a una atención inmediata. Tienes que llamar para ver si tienen cupo y te pueden llegar a atender en la consulta entre 4 a 6 días.

Además, los especialistas, según su experiencia, te recetan los medicamentos, aunque no hay una revisión física exhaustiva como es un sistema ambulatorio.

¿Es recomendable vivir en Bremen?

A más de dos años en Alemania, Manu aún extraña a su familia y amigos, la comida mexicana y “tal vez la manera en que nos facilitamos la vida” en México; sin embargo, en Europa ha hallado un lugar especial y no duda en concluir esta conversación declarando "recomiendo Bremen para vivir, es una ciudad pequeña, segura".

Bremen es una ciudad que te puede llegar a sorprender en varios aspectos. | Manuel Soria


OMZI

NOTAS MÁS VISTAS