Atlas de Riesgos advertía peligro de inundaciones por Río Tula desde 2009

El sistema advierte que “la ciudad de Tula se considera de riesgo alto por desbordamiento”, así como las localidades situadas sobre el cauce inmediato.

Aparte de Tula, otras regiones de Hidalgo también presentan riesgo de inundaciones. (Jesús Quintanar)
Fanny Miranda
Ciudad de México /

El Atlas de Riesgos de Hidalgo, publicado por el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) en 2009, ya advertía sobre la alta vulnerabilidad a sufrir inundaciones en Tula y el Valle del Mezquital a causa del desbordamiento del Río Tula en época de lluvias, principalmente durante el mes de septiembre.

“El mayor riesgo es generado por desbordamiento de arroyos o ríos y se presenta de manera primordial en Tepeji del Río, Tula de Allende y ciudades aledañas a estas. Los principales escurrimientos que generan afectaciones por desbordamiento en esta región son los ríos Tula, Las Avenidas y Salado”, indica el documento.

El sistema advierte que “la ciudad de Tula se considera de riesgo alto por desbordamiento”, así como las localidades situadas sobre el cauce inmediato de los dos brazos del afluente que discurren en el interior de la zona urbana de sur a norte; mientras que la zona de riesgo medio se sitúa a ambos lados del cauce y, en particular, “la zona centro de la ciudad, que resulta ser parte de la planicie de inundación”.

Las localidades urbanas atravesadas por el río Tula, que también presentan riesgo de desbordamiento de cauces es Ixmiquilpan, San Juan, Tulancingo, Metztitlán, y las que se localizan parcial o totalmente en planicies de inundación urbanizadas, como las ciudades de Tula, Metztitlán, Ixmiquilpan y Tulancingo; además de las localidades ubicadas en amplios valles agrícolas atravesados por canales de riego, indica el documento.

Además, resalta que debido a que el río Tula conduce aguas residuales urbanas, los desbordamientos generan un fuerte problema de salud en la población de esa ciudad y, en particular, en la zona de riesgo por desbordamiento.

El río Tula se origina en la parte norte del Estado de México, discurre en algunos tramos a través de zonas urbanas como las ciudades de Tula y Tepeji del Río, y según el atlas, son esas áreas donde el río supone un mayor riesgo, mientras que en otras localidades como Progreso, Mixquiahuala, Tepatepec, dicha corriente pasa por barrancas y cañadas relativamente profundas, en las cuales no hay población.

Sin embargo, otras regiones de Hidalgo también presentan riesgo de inundaciones, pues en la búsqueda para satisfacer necesidades primarias, como el abasto del agua, las comunidades se establecen en sitios vulnerables, como en zonas escarpadas o bien el llanuras de inundación de los ríos y arroyos principales.

“Bajo este contexto, el estado de Hidalgo presenta diversos peligros, tanto hidrometeorológicos como geológicos, tales como: inundación, deslizamiento, caída de bloques, hundimiento, vulcanismo, sismos, fallas, fracturas y erosión”, apuntó.

Para el caso de las inundaciones, precisó que el fenómeno se origina por tres causas principales: desbordamiento, encharcamiento y obstrucción de drenaje, siendo frecuente éste último evento en las llanuras y planicies ubicadas en la parte sur y nororiente del estado.

Asimismo, indica que el mayor número de tormentas que afectan a la entidad son derivadas de huracanes que se originan en el Océano Atlántico y el Golfo de México, o bien que provienen del Atlántico y se intensifican o aminoran en el Golfo de México, presentándose en septiembre.

“Las tormentas de mayor intensidad se presentan cada cuatro y seis años, siendo un peligro constante, considerando que este fenómeno puede influir y causar serios problemas. Los registros históricos de tormentas graves que afectaron el estado indican que los municipios más vulnerables han sido: Pachuca, Tulancingo y Huehuetla”, determinó.

Las tormentas tropicales número 11 y 14, originadas en 1999, junto con el Ciclón Tropical Dean en el 2007, se originaron en el Atlántico, y provocaron graves y cuantiosas pérdidas económicas en la mayor parte del estado, afectando principalmente a Tulancingo de Bravo, donde varios ríos se desbordaron ocasionando severas inundaciones.

LP​