Naturaleza y honores al emperador: las principales festividades de Japón

Las festividades en Japón, aunque son diferentes a las de América Latina, tienen su mismo origen religioso.

Las festividades en Japón, aunque son diferentes a las de América Latina, tienen su mismo origen religioso. (Ilustración)

Agencias y Diego Rodríguez

En México, previo a la pandemia de covid-19, era común que todas las empresas realizaran sus fiestas de fin de año entre los empleados, ya sea entre compañeros de trabajo o amigos, e incluso multitudinarias donde gran parte del corporativo asistía. Algo completamente distinto a la cena de Navidad y Año Nuevo o las tradicionales posadas. 

Los mexicanos le ponemos una infinidad de nombres graciosos, pero muy en la misma temática. Pero en Japón, tienen un nombre para esa reunión previo a estar con la familia: el Bonenkai. Aunque a simple vista, poseemos culturas completamente diferentes, siempre hay similitudes alrededor del planeta.

Muchas de las festividades japonesas están vinculadas con la naturaleza y la religión. (AFP)

¿Qué tan diferentes son las festividades oficiales japonesas a las mexicanas?

Aunque hay festividades muy similares, como el Día Nacional (o Día de la Independencia para nosotros) o el Día de la Constitución, el mexicano adopta principalmente estas festividades para hacer fiesta, donde la comida y la bebida son imprescindibles. La cultura japonesa suele ser más pasiva en sus días oficiales.

Días nacionales completamente opuestos

Después de los festejos de año nuevo, en el segundo lunes de enero se conmemora el Día de la Mayoría de Edad (Seijin no hi), donde felicitan y animar a todos aquellos que han alcanzado o alcanzarán la edad de madurez, es decir, a los 20 años. Los festejos se hacen en las oficinas locales y de la prefectura. También ser hacen fiestas posteriores entre familiares y amigos.

Los niños también son festejados cuando cumplen cierta edad, sin embargo, la festividad ya se realiza hasta el 15 de noviembre (Shichi-Go-San). Se conmemora que un niño o niña tenga tres, cinco o siete años de vida. En ambos casos, es común que las mujeres vistan con una especie de kimono y los hombres tradicionalmente con ropa tradicional.

Mientras que en el Día de la Independencia mexicana se celebra con el tradicional grito desde el Palacio de gobierno, con decenas o miles de personas en la explanada principal, mientras que el resto realiza comida típica mexicana y se consumen bebidas alcoholizadas y al día siguiente se realiza un desfile militar con asistentes, en el Día de la Fundación Nacional de Japón (11 de febrero) solamente es un día inhábil, donde cierran gran parte de los negocios y se suspenden las clases, pero no se realizan grandes festejos conmemorativos.

Anteriormente existía en México el Día del Presidente (1 de septiembre), donde el mandatario acudía a la Cámara de Diputados a pronunciar su informe de gobierno, día que cayó en desuso conforme a las primeras administraciones del siglo XXI.

Sin embargo, el Día del Emperador (coincidente con el cumpleaños del actual monarca) es un evento más marcado debido a que es la primera aparición pública anual de la familia imperial, donde los súbditos del rey acuden al Palacio Imperial de Tokio a ondear banderas en honor a su cumpleaños y vitorean deseando al monarca larga vida repitiendo la palabra banzai a coro que significa "diez mil años (para su reinado)".

Semana Santa y Golden Week

Por la religión católica a la que fue incluida a millones de mexicanos, es tradicional que se celebre la Semana Santa entre marzo y abril, con el principal objetivo religioso de que se conmemore la muerte y resurrección de Cristo, pero es donde se produce un éxodo hacia los principales destinos turísticos del país, teniendo como principales días claves del Jueves al Sábado Santo.

En Japón existe una semana completamente fija, conocida popularmente como la "Semana Dorada" (Golden Week), donde se concentran diversas festividades para conformar una semana de vacaciones que inicia formalmente el 29 de abril con el Día de Showa, en que se conmemora los momentos más oscuros y tristes de la historia japonesa.

Posteriormente el 3 de mayo es del Día de la Constitución, y el 4 de mayo es el Día Verde (Midori no hi) donde se celebra a la naturaleza y se piden bendiciones a la madre tierra, y finaliza el 5 de mayo con el Día del Niño —5 días después que en México, el 30 de abril— donde tradicionalmente los menores vuelan en los parques del país su banderas koinobori —los cometas en forma de pez—.

En tanto, hay festividades que son dictadas plenamente por el gobierno, pero no son trascendentales. (AP)

Días para todas las cosas contra días específicos

Mientras que en México se han autorizado decenas de días nacionales hacia un objeto, conciencia sobre enfermedades, o de reconocimiento cultural, en Japón sólo tienen durante año nueve días de esa índole. Sin embargo, muchos de estos días suelen celebrarse en lunes debido a los Happy Mondays —los puentes vacacionales para los mexicanos—. 

  • Día del equinoccio (21 de marzo en primavera y 23 de septiembre en otoño)
  • Día del mar (Tercer lunes de julio)
  • Día de la montaña (11 de agosto)
  • Día del respeto a los adultos mayores (Tercer lunes de septiembre)
  • Día de la salud y el deporte (Segundo lunes de octubre)
  • Día de la cultura (3 de noviembre)
  • Día de Acción de Gracias por el trabajo (23 de noviembre)

Este último es de mayor tradición debido a que se celebra el respeto hacia el trabajo, celebrar la producción —anteriormente de cosechay en donde los ciudadanos se agradecen entre sí, donde incluso se instalan fuegos artificiales en varios puntos del país para celebrar el acercamiento del fin de año.

¿Y qué sucede con las fechas no oficiales?

Así como el Día de San Valentín, el Miércoles de Ceniza y los carnavales que se realizan en diversos puntos del país previo al inicio de la primavera, muchos de ellos motivados por cuestiones religiosas, en Japón suelen hacerse comúnmente festivales, muchos de ellos a las tradiciones del sintoísmo, del cual hablamos en una vez anterior.

Así como cada colonia o pueblo tiene su propia festividad debido al santo patrono de la iglesia, en Japón cada prefectura tiene su festival local en honor al templo o santuario del lugar. Sin embargo, en todos se coinciden para celebrar mismas fechas.

  • Festival de las muñecas (Hinamatsuri: 3 de marzo), donde se ora por la felicidad y la prosperidad de sus niñas y para ayudar a garantizar que crezcan sanas y hermosas
  • Observación de flores (Hanami: principalmente en abril), es cuando los sakuras, las flores de cerezo, florecen en todo el país y la gente se reúne para almorzar bajo el follaje rosado.
  • Festival de las flores (Hanamatsuri, 8 de abril), se celebran los homenajes por el cumpleaños de Buda. 
  • Festival de las estrellas (Tanabata, 7 de julio), es cuando las personas escriben deseos y aspiraciones románticas en tiras largas y estrechas de papel de colores, que son colgadas en ramas de bambú junto con otros pequeños adornos.
  • Nochevieja (Omisoka, 31 de diciembre), previo al año nuevo, la gente suele hace limpieza de sus casas para alejar influencias impuras, asimismo se visitan los templos budistas para escuchar las 108 campanadas al inicio de la medianoche para pedir bendiciones y fortuna. 
Los japoneses plenamente tienen sólo una semana "santa" para descansar. (AFP)

Muchos de los eventos japoneses están plenamente arraigados en la cultura sintoísta, que ha permanecido desde hace milenios y que tuvo un sincretismo religioso con el budismo desde los últimos 2 mil años. En los festivales es común observar a la gente vestido de su ropa tradicional, así como usar elementos tradicionales como las luces flotantes y ofrendas floreales.

Aunque en México se tiene un gran respeto por los muertos, donde se les dejan ofrendas durante inicio de noviembre, los japoneses suelen venerar a sus antepasados en sus templos y lugares donde habitan, algo tradicionalmente sintoísta. Sin embargo, existe una diferencia entre los días de luto y los festivales, primando esencialmente la decencia y el respeto. 

dmr

NOTAS MÁS VISTAS