Isabel II, monarca de Reino Unido... ¿Y de Canadá?

¿Por qué el mundo es así?

La reina Isabel no sólo es la monarca del Reino Unido, sino también de uno de los países más recurridos por migrantes para alojarse. Canadá nunca ha solicitado formalmente la independencia de la corona, aunque es un gobierno propio.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, con la Reina Isabel II en una reunión en 2018. (Twitter: @CanadianPM)

Agencias y Diego Rodríguez

Canadá es uno de los países predilectos para los migrantes del todo el mundo debido a sus ofertas laborales que atraen a miles de personas, incluidos mexicanos por sus altos salarios en actividades sencillas, y reconocido por su agenda progresista impulsada por el primer ministro Justin Trudeau.

Sin embargo, aunque el primer ministro toma las decisiones políticas del gobierno, no es el principal mandatario, Canadá es un país gobernado directamente por la reina Isabel II, que no sólo es la monarca del Reino Unido, sino también de Australia y Nueva Zelanda.

La Reina Isabel II es la monarca de 16 países alrededor del mundo. (Archivo)

¿Por qué la reina Isabel II gobierna Canadá?

La respuesta está en que no se ha solicitado formalmente una independencia total de la corona británica. Aunque se gobierna como un país soberano con su propio estatuto, la reina Isabel II (y cualquier monarca de Reino Unido) sigue siendo el máximo representante del país ya que tiene la facultad sobre la Carta Magna.

En la proclamación de la Ley de Constitución de 1982, firmada por la propia reina Isabel II y el entonces primer ministro, Pierre Elliot Trudeau (padre del actual primer ministro), establece que Canadá "tiene todos los elementos de una nación independiente, excepto la autoridad sobre su Constitución".

En ese mismo marco legal están sujetos Nueva Zelanda y Australia, mismos que fueron adoptados a finales de la década de 1940. 

¿Por qué se llama Canadá?
La palabra proviene de las lenguas indoquesas de los amerindios "kanāta", que significa "asentamiento", "tierra" o "pueblo". El exportador francés Jacques Cartier fue el primero en mencionar la región en sus viajes por el norte de lo que hoy son Nueva York y Ontario en sus crónicas tituladas Narración breve y sucinta de la navegación realizada en 1535 y 1536.

La región de Toronto era conocida como Canadá superior, donde la mayoría de los británicos se alojaron. (Archivo)

Canadá, la disputa entre los ingleses y franceses

La región de Canadá estaba administrada por los ingleses y los franceses, que se disputaban las tierras del extremo norte del continente americano, al contrario que España que ya poseía tierras y colonias desde el extremo norte de California hasta la Patagonia, e incluso que se extendieron hasta Filipinas.

Con el Tratado de París de 1763, Francia renuncia a sus regiones en América del Norte tras la derrota de la Nueva Francia en la Guerra de los Siete Años (1756-1763), con el que cedió todas las regiones que estaban en manos del rey Luis XV de Francia a Reino Unido y España. Muchos de esos territorios comprenden gran parte de lo que hoy es la costa este y el sur de Estados Unidos. 

Tras la Independencia de Estados Unidos en 1776, varios ingleses tuvieron que resguardarse en las regiones colonizadas por la corona británica en Canadá, donde existían dos territorios; la superior, que comprende la actual región de Ontario (donde se ubica Toronto) y la inferior, que son las regiones de Nuevo Brunswick y Nueva Escocia.

Para 1841 ambos territorios se fusionaron en la Provincia Unida de Canadá, con el que objetivo de unificar todas las colonias británicas al norte de Estados Unidos. Para ese entonces, la economía del país empezaba a crecer con la explotación de la madera y las pieles de los animales silvestres. 

¿Toronto fue la capital de Canadá?
Durante el periodo de la Provincia Unida de Canadá, la ciudad de Toronto fungió como capital entre 1849 y 1852, esto debido a que la sede del gobierno cambiaba constantemente hasta la designación de Ottawa en 1866, medida que fue aprobada por la reina Victoria.

La expansión territorial de Canadá se amplió hacia el oeste con las décadas. La actual frontera en lo que comprende las actuales regiones de Washington (Estados Unidos) y Columbia Británica (Canadá) fue delimitada con el Tratado de Oregon de 1846. 

Posteriormente comenzaría su expansión hacia el norte, hacia la región de Alaska que aún estaba en manos del Imperio Ruso hasta su compra por Estados Unidos en 1867, y las expediciones sobre las regiones árticas que estaban habitadas por varias tribus amerindias. 

Después de aprobar el Acta Constitucional de 1867, Canadá se convierte en una confederación, con el que se designaría a un gobierno local, con su propio parlamento y sistemas de justicia. Con ello favoreció a la creación de varias regiones, así como la administración de sus propios recursos.

Durante la Primera Guerra Mundial, el sentimiento nacionalista en Canadá empieza a crecer tras la crisis política por la imposición del servicio militar por el gobierno británico, en especial en la región de Quebec, para el envío de tropas al conflicto armado.

Esto fue limitado tras la victoria de los liberales liderados por William Lyon Mackenzie King, quien administró el país durante tres periodos después de la guerra, con quien buscó mantener la vinculación de Canadá y el Reino Unido.

Voto femenino comenzó por I Guerra Mundial
Aunque ya se permitía el voto de las mujeres en algunas provincias, durante la Primera Guerra Mundial se quedó establecido tras la Ley de votantes, que permitió a las mujeres viudas o que sus maridos estaban en el extranjero pudieran votar en las elecciones locales.

En 1931 se firmaría el Estatuto de Westminster, con el que se le otorgaría a Canadá la casi completa independencia administrativa del Reino Unido, aunque sería parte de la corona británica.

El tratado no sólo separó el poder del gobierno establecido en Londres y las colonias que pasarían a ser administradas por la monarquía, sino que sentó las bases de la Mancomunidad de Naciones, en la que los países que pertenecieron a las Corona Británica tengan estrechos lazos de colaboración económica y política. 

"Ninguna Ley del Parlamento del Reino Unido aprobada después del comienzo de esta Ley (El Estatuto de Westminster) se extenderá, o se considerará que extiende, a un dominio como parte de la ley de ese dominio, a menos que se declare expresamente en esa ley que ese dominio ha solicitado, y consintió en su promulgación", establece en su Sección IV.

La medida se aplicó primero en Canadá, Irlanda y Sudáfrica sin necesidad de ratificación. Sin embargo, Australia y Nueva Zelanda se sumarían al estatuto hasta 1942 y 1947, respectivamente.

El crecimiento de Canadá se consolidó con las décadas a través de la explotación de recursos naturales, como el petróleo, el gas y la madera. A su vez adoptaría tanto el inglés como el francés como lenguas oficiales y la hoja de maple como emblema de su bandera.

¿Por qué la hoja de acre es emblema de Canadá?
En 1964, el primer ministro canadiense Lester C. Pearson designó a un comité para que tratara el asunto, provocando un serio debate acerca de un cambio de bandera. Ya se había buscado a diseñadores para desapegarse del uso de la bandera británica dentro de su propia bandera, como sucede con Australia y Nueva Zelanda.


El color rojo representa a la bandera usada por el explorador John Cabot al llegar a lo que hoy es Terranova, la cruz de San Jorge. En tanto, la hoja de acre se utilizó por primera vez como símbolo nacional en 1868 cuando apareció en el escudo de armas de Ontario y Quebec, en la primera guerra mundial se hizo más común su uso y terminó siendo emblema del país.

La región de Quebec, con mayor presencia de francoparlantes, desarrollaba un nacionalismo ante la población anglosajona que dominaba gran parte del país, que terminó llamándose la "Revolución Tranquila", ya que el nacionalismo se fomentó a través de prácticas racistas y políticas. La región de Canadá fue colonizada tanto por los británicos como los franceses.

Las disputas del nacionalismo regionalismo que se acrecentaron con la Crisis de Octubre de 1970 tras el secuestro de dos ciudadanos británicos por el Frente de Liberación de Quebec, una organización terrorista que abogaba por la independencia de la región, así como diversos ataques con bombas en regiones angloparlantes. En los años de 1980 y 1990 la región buscó por diversas causas la independencia de la región en múltiples referendos.

Con el establecimiento de la Constitución de Canadá de 1985, el país ajusta todo el marco legal sobre su relación con Reino Unido, en que buscaba ajustar las políticas de distintas jurisdicciones en diversas regiones del país.

Canadá es uno de los países más ricos del planeta, debido a que las materias primas son su principal fuente de ingresos. (Archivo)

​¿Qué otros países gobierna la reina Isabel?

La reina Isabel II no sólo es la monarca del Reino Unido de la Gran Bretaña y de Canadá, sino es la máxima gobernante de Australia, Nueva Zelanda, Jamaica, Barbados, Bahamas, Granada, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón, Tuvalu, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Belice, Antigua y Barbuda y San Cristóbal y Nieves.

La mayoría de los países gobernados por la reina Isabel pertenecen a la Mancomunidad de Naciones, una organización compuesta por 54 países para favorecer es la cooperación internacional en el ámbito político y económico, en que sus miembros son los países administrados por la monarquía, así como las naciones que se independizaron del Reino Unido, la mayoría ubicados en África.

dmr

NOTAS MÁS VISTAS