Eduardo Rabasa
  • ¡Exprimirás tu anterior gloria!

    Los desvaríos y la megalomanía de políticos y celebridades, además de cumplir con su función esencial de entretenernos, sirven a menudo como comentario cultural de la época. En ese sentido, desde h
  • Como entonces, como ahora

    En el ensayo titulado “El mundo con otro, el mundo con otros: Corridos villistas”, del libro El silencio de la Revolución y otros ensayos (Editorial Era), Jorge Aguilar Mora analiza uno de
  • El lenguaje de lo inexpresado

    En la primera parte de su libro Cristal, ironía y Dios, la genial Anne Carson narra —entre otras cosas— su experiencia de ruptura de una relación de largo plazo que le resulta part
  • Ruido de fondo

    Uno de mis libros favoritos de la vida es Ruido de fondo, de Don DeLillo, aparecido originalmente en 1985. Como pasa con los clásicos, con el paso de los años parece tener mayor vigencia y h
  • Anhelo de uno mismo

    Hace unos días comentaba medio en broma, a propósito de la propensión actual a presumir y autoelogiarnos a nosotros y nuestra vida en redes sociales, que faltaba ver que se empezaran a presumir ahí
  • El martirio de pertenecer a la realeza

    Alguna vez leí que David Foster Wallace estaba suscrito a la revista Cosmopolitan, uno supone que en parte por gusto, y quizá otro tanto para empaparse de ciertas visiones contemporán
  • La imaginación como magia negra

    Hace unos pocos años que ya más bien parecen décadas, la palabra “posverdad” fue elegida por el diccionario Oxford como la que mejor definía lo sucedido en 2016. Quizá un correlato posterior podría
  • Los amos de los boletos

    El reciente fiasco de los boletos para el concierto de Bad Bunny en el Estadio Azteca, donde a causa de lo que parecería alguna especie de fraude interno perpetrado en Ticketmaster, dejó sin acceso
  • Carta abierta a los dueños del futbol mexicano

    Estimados señores: Tras la eliminación de la selección apareció el previsible alud de análisis furibundos, donde se culpa a las principales dos televisoras, y a su esbirro en turno a cargo d